domingo 20 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Reportajes del mundo

Residuos incómodos, ¿a dónde enviamos los desechos?

La basura electrónica ni es limpia ni siempre es pequeña. ¿Qué hacer con los electrodomésticos cuando se estropean? ¿Dónde tiramos el móvil cuando ya no nos comunica con nadie? ¿A quién le damos el ordenador? ¿Quién se lleva las lámparas y las bombillas?


 Por GABRIEL HERNANDEZ VELOSO

11-08-2017_22-16-211__19448_1

INMACULADA TAPIA.

JAM/EFE REPORTAJES

 

La tecnología se cuela en nuestras vidas con total naturalidad. Cuando se nos estropea el móvil estamos perdidos; si el cajero no admite nuestra tarjeta creemos que está a punto de sobrevenir un cataclismo; las cámaras digitales sustituyen a las analógicas, que quedan aparcadas en un cajón; los ordenadores y las impresoras quedan obsoletas en cuestión de meses… Es evidente que la electrónica también genera basura, esa es la cara menos amable de la tecnología, y la que nos ocasiona más perjuicios. 

En la conferencia bianual de Apple de 2005 se puso de manifiesto que los materiales tóxicos presentes en los productos informáticos no se reciclan, dañan a los trabajadores que los manipulan y contaminan el medio ambiente.

En la conferencia MacWorld que se celebró en San Francisco (Estados Unidos) mientras los numerosos seguidores de Apple hacían cola para adquirir uno de los minúsculos ordenadores que acaban de ingresar en la familia más "in" de la tecnología, los grupos de defensa del medio ambiente protestaban a las puertas de la conferencia para llamar la atención sobre que también la manzana está podrida en lo que respecta al reciclado de sus productos.

En la conferencia bianual de Apple de 2005 se puso de manifiesto que los materiales tóxicos presentes en los productos informáticos no se reciclan, dañan a los trabajadores que los manipulan y contaminan el medio ambiente.

Teléfonos móviles, ordenadores y otros productos electrónicos contienen hasta un 30 por ciento de compuestos ignífugos.

RESIDUOS DAÑINOS

En 1989 Naciones Unidas firmó un tratado por el que se quería limitar el daño causado por los residuos electrónicos. A él se han suscrito todos los países desarrollados excepto Estados Unidos. El Gobierno de este país lleva años tratando de desarrollar un plan junto con la industria, pero el reciclaje de estos productos es caro y las empresas todavía no se han puesto de acuerdo sobre cómo llevarlo a cabo, si transferir parte del coste a los consumidores o cargar de entrada un sobreprecio por este concepto.

La Unión Europea ha prohibido que los productos electrónicos que se vendan a partir de 2006 contengan determinadas toxinas.

Según se conoce, una gran parte de las empresas envían sus desperdicios a países como la India o China, donde de ellos se obtiene el plomo, oro y otros metales valiosos, un proceso en el que los componentes tóxicos como el cadmio o el mercurio que contienen los aparatos van a parar al agua y al aire.

El grupo ecologista Greenpeace ha acusado a la empresa Hewlett Packard (HP) y a otras multinacionales de contaminar con sus desechos electrónicos en China. "Las compañías electrónicas como HP generan un nuevo tipo de desechos tóxicos cuyas repercusiones son globales. Unas 4.000 toneladas de productos electrónicos tóxicos se abandonan cada hora", señala Greenpeace. "Si no empiezan a fabricar productos 'verdes' y se hacen cargo de sus desechos, China se convertirá en el mayor basurero tóxico del mundo". 

El grupo ecologista Greenpeace ha acusado a la empresa Hewlett Packard (HP) y a otras multinacionales de contaminar con sus desechos electrónicos en China.

Teléfonos móviles, ordenadores y otros productos electrónicos contienen hasta un 30 por ciento de compuestos ignífugos a base de bromo que, según Greenpeace, es neurotóxico al producir disfunciones en la memoria, en la glándula tiroides y en los sistemas hormonales tras una larga exposición. Unas 1.000 toneladas de este compuesto fueron necesarias para fabricar los 674 millones de teléfonos móviles manufacturados en el mundo en 2004.

Multinacionales como Samsung, Nokia, Sony y Sony Ericsson dejaron de usar BFR y plástico PVC en algunos de sus productos tras la campaña iniciada por Greenpeace hace dos años en China, "pero HP, Apple, Dell, Fujitsu-Siemens, IBM, LG, Motorola, Panasonic y Toshiba no se han comprometido hasta la fecha".

EE. UU. desecha cada año dos millones de toneladas de estos productos, entre ellas cincuenta millones de ordenadores y 130 millones de celulares. Si seguimos a este ritmo, en el 2010 el país descartará cuatrocientos millones de aparatos, según la Asociación Internacional de Reciclaje Electrónico.

No sólo los productos electrónicos tienen problemas con el reciclado, los eléctricos le siguen a la zaga.

ELÉCTRICAS CONECTADAS

No sólo los productos electrónicos tienen problemas con el reciclado, los eléctricos le siguen a la zaga. Ambilamp es la asociación que han creado los fabricantes de bombillas General Electric, Osram, Philips y Silvana con el objetivo de cumplir sus obligaciones sobre aparatos eléctricos y electrónicos y la gestión de sus residuos.

Según los fabricantes, el precio de reciclar una bombilla supondrá un coste adicional entre un 10% y un 60% del producto. Este aumento en el coste tiene como objetivo financiar la gestión de los residuos históricos, es decir, todas aquellas vendidas antes del 13 de agosto de 2005.

EEUU desecha cada año dos millones de toneladas de productos electrónicos.

En algunos puntos de Europa ha comenzado una campaña piloto de recogida selectiva de residuos de iluminación, que aportará datos reales para organizar la recogida selectiva de estos materiales en la Unión Europea.

Los residuos que podrán depositar las empresas son bombillas, halógenos, fluorescentes, lámparas de descarga, lámparas de bajo consumo, luminarias interiores y exteriores, cebadores o reactancias, entre otros materiales relacionados con la iluminación.

Multinacionales como Samsung, Nokia, Sony y Sony Ericsson dejaron de usar BFR y plástico PVC en algunos de sus productos tras la campaña iniciada por Greenpeace

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
basurabateríasCONTAMINACIONecosistemaelectrónicatecnologica

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes