suscríbete al boletín diario

Política

Senadores buscan abrir los diálogos rechazando todo tipo de violencia en La Araucanía

En paralelo, diversas reacciones generó la acción del gobierno, que tras la negativa del alcalde de Tirúa para pedir el desalojo, decidió ordenarlo bajo la premisa de un bien superior que habla de las necesidades de las personas en medio de la crisis sanitaria.


 Por Benjamín Ahumada

Curacuatin

Si bien el problema de la violencia rural existe desde el norte de la Región del Maule hasta Los Ríos, lo cierto es que la sesión especial del Senado tenía por objeto tratar los hechos ocurridos desde hace dos semanas en el norte de La Araucanía.

El martes, la Comisión de Derechos Humanos y la de Seguridad del Senado sesionaron para concluir que era necesario convocar a una sesión especial que permitiera conocer el pensamiento de los senadores respecto de la violencia que se ha vivido durante las últimas dos semanas en el norte de La Araucanía.

Así entonces la invitación a la Sesión Especial tenía por objeto “conocer las diversas opiniones en el Senado en torno a los graves hechos de violencia acaecidos recientemente en la región de La Araucanía y la estrategia del nuevo ministro del Interior y Seguridad Pública para enfrentarlos”.
El debate que comenzó cerca de las 11 de la mañana y se extendió hasta pasadas las 14 horas “estuvo cruzado por las disculpas de varios parlamentarios por “no haber sido capaces como actores políticos de dar soluciones a lo largo de décadas, además hubo un amplio llamado a condenar la violencia y asumir los desafíos del diálogo” indica el sitio oficial del Parlamento.
En concreto, aunque la cita no tenía como fondo legislar ni era vinculante, si contó con la presencia del ministro del Interior, Víctor Pérez, por lo que la presidenta de la Cámara Alta, Adriana Muñoz (PPD) acogió el llamado de la autoridad para “contar con el Senado en una mesa de diálogo” y “abrir un espacio urgente a nivel político y legislativo para enfrentar la difícil situación que viven muchas familias”.

LOS SENADORES DE BIOBÍO
Aunque la Sesión Especial tenía que analizar lo ocurrido desde la toma de los municipios del norte de La Araucanía y su posterior desalojo en medio de enfrentamientos entre civiles e incendios, los senadores de Biobío: Alejandro Navarro, Jacqueline Van Rysselberghe y Felipe Harboe intervinieron en el debate.
Pese a que muchos de los ataques incendiarios han ocurrido en Mulchén, Alto Biobío y sobre todo en la Provincia de Arauco, lo cierto es que las dos últimas sesiones especiales de la Cámara de Diputados (donde no dejaron ingresar al intendente del Biobío, Sergio Giacaman) y esta del Senado, solo se han citado pensando en La Araucanía.
Por lo mismo, las palabras de los tres senadores, independiente de su posición política, sirven para que se trate el tema dentro de la llamada Macro Zona Sur, que va desde el norte de la Región del Maule hasta la Región de Los Ríos.
Así entonces, el senador del PPD, Felipe Harboe dijo que “lo primero que corresponde, y en mi caso particular, habiendo sido parte de gobiernos, quiero humildemente pedir perdón, por los errores que cometí en el ejercicio de mis funciones y por la incapacidad, como agente político y como servidor público, de no haber logrado y no haber aportado –definitivamente- a una inclusión real de los pueblos originarios, pido perdón y lo pido de verdad”.
Agregó que “más allá de los enormes esfuerzos y algunos avances que se han hecho en materia de entrega de tierras y otros, Chile sigue siendo un país racista y clasista. Y eso debería provocarnos, debería agredirnos como funcionarios públicos, como servidores. No podemos seguir haciendo más de lo mismo si el resultado va a seguir siendo igual”.
“Debemos entender”, continuó, “que Chile no puede seguir enfrentándose de esta manera, entre chilenas y chilenos”.
En lo político “necesitamos un nuevo diálogo, un diálogo que tome como base la experiencia pasada: los buenos elementos y aquellos que no sirvieron para no repetirlos; un diálogo donde la inclusión no sea una expectativa, sino un derecho; donde la inclusión política se materialice no en discursos, sino en reforma”, apuntó el PPD.
En tanto, el senador del PRO, Alejandro Navarro señaló en su intervención que: “Es de una ingenuidad política el pensar que el Estado va a lograr lo que no hicieron los españoles. (…) Hay quienes se acercan al problema diciendo que se valida la violencia, nosotros condenamos la violencia. Queremos la paz, entonces hablemos de devolución de tierras. Esto se resuelve con una política de Estado”.
Mientras que la presidenta de la UDI, senadora Jacqueline Van Rysselberghe expuso que “Hay dos temas: las legítimas demandas del pueblo mapuche y la violencia que implica delitos graves. Hay verdaderos grupos paramilitares que atentan el orden. Esa gente debe cumplir su condena y es imposible justificar esos hechos”.

LA INTERVENCIÓN DE PÉREZ
La designación de Víctor Pérez como ministro del Interior y su posterior visita a La Araucanía fue vista por algunos como una provocación por quienes usan la violencia bajo la bandera de las demandas históricas de la Nación Mapuche.
Por eso su intervención en el Senado era tan esperada por los parlamentarios.
De esta manera, en sus intervenciones detalló que “Se requiere de todos para una solución, que por cierto, no es mágica. El problema le preocupa a muchos chilenos y genera sufrimiento a muchos”.
Sobre las críticas por su visita a La Araucanía, dijo: “Acepto la crítica política y asumí en el momento en que habían 5 municipios quemados, una serie de maquinarias quemadas, se cortaron rutas, se había descarrilado un tren de carga. (…) Fui a La Araucanía para transmitir que el diálogo era el único camino que nos iba a sacar adelante, pero también dije que el orden público es una responsabilidad y una obligación del Gobierno”.
Sobre los detenidos que están junto a Celestino Córdova y que son vistos por los grupos violentistas como “presos políticos”, Pérez explicó que: “No creemos que a través de una huelga de hambre se podrá alterar una resolución de los tribunales de justicia, pero vamos a proteger la vida de esas personas”.

DESALOJO EN TIRÚA
Tres personas resultaron detenidas en un operativo que fue ordenado desde la Intendencia del Biobío para poder brindar el acceso al edificio a las personas que necesiten acercarse al Estado para hacer trámites, sobre todo en pandemia, aseguró el intendente Sergio Giacaman.

Durante este miércoles, un grupo indeterminado de personas (se habla de al menos 20) se tomó las dependencias de la Municipalidad de Tirúa.
El alcalde la comuna Adolfo Millabur ya había señalado que él no solicitaría el desalojo, por lo que la orden llegó desde la Intendencia del Biobío. De hecho su titular, Sergio Giacaman fue el que confirmó la medida, argumentando un bien superior.

“Bueno los edificios municipales consistoriales son primer lugar, donde la gente accede a los servicios del Estado y, pese a la negativa del alcalde de solicitar el desalojo, nosotros desde el Ministerio del Interior tenemos la obligación de restituir ese bien público para ponerlo al servicio de la ciudadanía”.
Agregó que “en ese lugar donde la gente experimenta el Estado al servicio de ellos y ahí pueden abordar, sobre todo en un contexto de pandemia tan complejo, donde la gente necesita interactuar con el Estado y solicitar ayuda sociales y, en ese contexto, se solicitó el desalojo y se realizó durante la mañana”.

En concreto, informó Giacaman “el desalojo tuvo tres detenidos fue un procedimiento donde se invitó a retirarse de manera pacífica algunos lo hicieron otros no, por lo tanto se detuvo a tres personas”.
También el intendente puso la alerta, respecto del comportamiento del alcalde de Tirúa al indicar que: “Nos preocupa porque vemos que el alcalde no quería hacerse cargo de esta situación. Pareciera que él es uno más de los manifestantes, más que el alcalde de la comuna”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes