lunes 11 de noviembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete a nuestro boletín

Política

Alcalde Krause, a dos semanas de las movilizaciones sociales: “En este gobierno echo de menos el diálogo”

El edil de Los Ángeles hizo un balance de las protestas sociales y dijo que en La Moneda no hay conexión con la gente. A nivel local, criticó la demora de la Intendencia en financiar proyectos. Además, reveló que no se ha comunicado ni con el intendente ni con el gobernador, luego de la cancelación de la Copa América.


 Por Sebastián Carrizo

Marcha tarde Krause (9)

Se escuchan sirenas en la esquina de la calle Colón y Caupolicán, en la Municipalidad de Los Ángeles. Es viernes y el movimiento social que se ha generado en las últimas dos semanas está vivo en el centro de la provincia de Biobío. A pesar de que los desórdenes han cesado, sigue la custodia a las marchas y cada cierto rato se ve algún efectivo. Arriba, en los pisos superiores del edificio, el alcalde Esteban Krause recibe a Diario La Tribuna para hacer un balance general de lo que han sido las protestas más masivas del último tiempo en el país.

¿Cómo ha visto estas dos semanas de movilizaciones?

En la comuna de Los Ángeles es necesario destacar a la gran cantidad de gente que se ha sumado a la movilización. No es común que existan este tipo de manifestaciones con tanta gente. En algunos de estos días hemos tenido 10 mil personas con mucha tranquilidad y respeto. La mayoría de la gente que anda en las protestas y marchas son jóvenes; ese es un tema al que hay que poner atención. Se refleja acá lo que está pasando a nivel nacional. También es muy destacable lo que está pasando en el orden público. Los Ángeles ha sido reconocida como una de las comunas donde menos detenciones se han realizado y menos daños a la propiedad se han generado, y eso hay que destacarlo.

¿Y sobre los temas de fondo?

Hay una multiplicidad de demandas que tienen que ver con muchos temas: la salud, la reforma previsional, seguridad pública, oportunidades laborales… que uno podría englobarlo en un tema de dignidad, de ponerse en los zapatos de las otras personas al momento de generar políticas públicas. Creo que la gente siente lejanía con las decisiones del gobierno, y en ese sentido hay que avanzar en poder ir respondiendo. Yo siento que hay temas de media y larga resolución y, en cambio, hay otros de inmediata resolución. El gobierno tiene que ser capaz de diferenciar y darle a conocer cada uno a las comunidades.

¿Para usted cuál es el principal problema?

Lo fundamental es una falta de diálogo. Hay una lejanía entre las autoridades, el gobierno y la ciudadanía. Hay una lejanía en reconocer los problemas de la comunidad, estar sintonizados, y entregar una respuesta rápida a los problemas. Lo diré con responsabilidad: cuando la economía de un país crece, hay probabilidades de que la gente esté mejor, pero cuando empiezan a hacer crisis el empleo, la remuneración, la precariedad, la salud, educación y otros temas relacionados con lo básico del ser humano, se producen estas cosas. No haber tenido la sintonización con la gente fue un error del gobierno. Uno empieza a mirar que bajo esta presión social se empiezan a resolver temas que estuvieron con la llave cerrada.

¿En qué nota esa falta de diálogo?

Cuando se habla de reformas más profundas, la gente queda con gusto a poco. Hay un par que estuvieron bien intencionadas: la del Sernac, por ejemplo. Todos nos sentimos pasados a llevar por la colusión y una serie de cuestiones que la ley no supo castigar. Cuando se quiso generar una legislación más fuerte, el Tribunal Constitucional lo echó para atrás. Igual cuando había algunas reformas laborales que le daban más posibilidades de defenderse a los trabajadores a través de sus organizaciones sindicales, también el Tribunal Constitucional lo echó para atrás. Entonces todo eso que se va acumulando y va generando un globo que en el algún momento tiene que reventar.

A nivel nacional, ¿cómo se ve esa falla de comunicación?

En esto tiene un papel importante la expectativa. A todos nos dijeron, y por eso ganó el presidente Piñera, que iba a haber más crecimiento, que venían tiempos mejores y que la delincuencia iba a ser un tema. Y ahora vamos a cumplir dos años del gobierno y eso no se ve por ninguna parte. También ha habido poca capacidad de enfrentarse al país y decir que no vamos a crecer lo que dijimos, la economía va a tener inconveniente. Volvemos a estar desintonizados. La gente se pregunta dónde está el crecimiento, la gente teme perder su trabajo, los comerciantes pequeños me dicen que las ventas han bajado… y tú escuchas a un ministro de Hacienda diciendo que el próximo semestre nos va a ir bien.

¿Y a nivel local?

Tenemos un intendente que para firmar un convenio para pavimentar una calle o para hacer un alcantarillado esperó que los vecinos se tomaran la calle, protestaran, se exacerbaran los ánimos, y ahí recién firmó. Nosotros tenemos tres proyectos que fueron por movilizaciones de los vecinos: la segunda parte del alcantarillado de la Villa Génesis (intendente Jorge Ulloa), el alcantarillado de San Carlos Purén y la pavimentación de la Avenida Oriente. Cuando ves que pasa un año y solo faltan cuestiones administrativas y no se ejecuta, uno se pregunta qué están esperando. Nosotros tenemos seis proyectos aprobados, de los cuales no hay ninguna luz de que podamos firmar convenio. Uno es importante: la mantención y reparación de la techumbre del Liceo Técnico. Está aprobado hace mucho tiempo, pero no tenemos ninguna señal de que eso se va a poder firmar. La pregunta es: ¿Qué se espera? ¿Que se caiga el techo sobre las niñas del Liceo Técnico, o que vengan al centro de la ciudad a protestar, o que se tomen el liceo?

A nivel local, la alcaldía tiene injerencia en varios de los temas que están en el centro de las demandas hoy, como son la salud y la educación… ¿Qué puede hacer el municipio hoy?

Se pueden hacer muchas cosas. Nosotros estamos conversando con nuestros funcionarios para detectar algunas mejoras menores, que no involucran presupuesto, pero son importantes para la operación. Pero también hay que evaluar que las municipalidades estamos permanentemente al filo presupuestario. Por ejemplo, en Educación el 93% del presupuesto es para remuneraciones. O sea el espacio que hay para hacer mejoras es muy poco. Nos apoyan los programas extraordinarios para hacer algunas mejoras en temas de fondo. En el tema de la salud, estamos haciendo un cuestionamiento a nuestros procesos administrativos, cómo somos capaces de servir a más gente, pero mucha gente nos está pidiendo más médicos, que es un tema que no depende de los municipios. No es que seamos malos y no queramos tener más médicos: es que no hay más y la infraestructura no permite aumentar la cantidad de médicos hoy. Nos cuestionamos permanentemente, pero chocamos a veces con leyes, presupuestos y voluntad del gobierno. En esa línea nos vemos amarrados, y si no hay voluntad de fortalecer a los municipios, difícilmente podemos llegar con una buena labor.

¿Qué mensaje le dejan estas protestas a la clase política?

Yo no estoy en contra del modelo, pero es un modelo que tenemos que humanizar. Siempre repito unas palabras de la Presidenta Bachelet, que dijo que Chile tiene grandes expectativas de crecer y salir de pobreza, pero tenemos que mirar a los que se están quedando atrás. Ella decía que no hay que descuidar lo que va quedando atrás. Por eso está el Pilar Solidario, el AUGE, programas que van destinados a eso. Hoy la gente siente que el Estado no le echa una mano. Hoy hay que darle dignidad a la gente y que el Estado tenga un rol más activo; no podemos estar impávidos frente al mercado.

¿Qué podría pasar ahora?

Echo de menos en este gobierno el diálogo, la conversación, la cercanía para trabajar con la gente. Yo espero, porque me preocupa, que el Presidente termine su pega, pero necesito un gobierno que no esté inmovilizado, necesito un gobierno en acción, haciendo los proyectos que prometió hacer, porque si no, estaremos esperando dos años hasta cerrar la cortina. Eso sería muy triste para el país. Sería muy poco serio por parte del gobierno.

COPA AMÉRICA

Uno de los temas más importantes que han dejado estas semanas de movilizaciones fue la cancelación de la Copa América de Futsal. El día del anuncio por parte de la Gobernación Regional, el alcalde Krause salió a manifestar su malestar ante una decisión que, según expresó, no fue consultada ni comentada con él.

¿Alcanzó a hacer alguna gestión antes de que se anunciara la cancelación de la Copa América?

El día domingo, cuando hicimos una reunión de alcaldes, preguntamos algo por el torneo. Hasta ese momento ninguna observación ni duda con el tema. Siguieron los días, empezaron a llegar las delegaciones y me entero el martes. Tengo una llamada del señor gobernador, que no pude atender porque estaba en una reunión, a eso de las 11 de la mañana.

El intendente dijo que lo llamaron…

Sí, pero la llamada fue el martes en la mañana. ¿Para qué, para decirme que la van a suspender? Fue un solo llamado que no pude contestar y a los minutos me enteré de que se suspendía. Para mí, el fondo fue ser muy razonable y atingente a la realidad que estamos viviendo, ¿pero por qué no lo estamos conversando? Probablemente si hubiésemos escuchado sus razones, que pueden haber sido muy acordes a la realidad que él creía ver, nosotros habríamos acatado. No con alegría, pero habríamos acatado.

¿Y han logrado hablar después de ese día?

Yo llamé al intendente el sábado, me atendió un secretario, él estaba en una reunión y yo pedí que me devolviera el llamado, porque era urgente, pero todavía estoy esperando el llamado (N. de la R.: al momento del cierre de esta edición la comunicación aún no se producía). En una situación de crisis, cuando llama una autoridad electa, que el intendente no devuelva el llamado… no importa que no fuera a los minutos, ni siquiera el mismo día. Entonces por eso digo que hay falta de diálogo y apertura.

¿Para qué era el llamado?

Un reporte de lo mismo. Contarle lo que estaba pasando en Los Ángeles, algunas cosas que nos han pasado. Nosotros no tenemos muchas cosas de qué preocuparnos, afortunadamente, pero no lo conseguimos. A lo mejor él tiene algún problema, yo no lo dimensiono, pero nosotros necesitamos diálogo.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes