suscríbete al boletín diario

Política

Autoridades locales valoran decisión de obispos chilenos de poner sus cargos a disposición

Medida adoptada por la jerarquía eclesiástica nacional fue bien recibida por el intendente del Biobío y parlamentarios por la zona. Por su parte, el encargado de comunicaciones de la diócesis local, padre Gustavo Valencia, habló de sentir “vergüenza” por quienes lo han hecho mal al interior de la Iglesia Católica.


 Por La Tribuna

18-05-2018_18-14-351__5.1

Distintas reacciones generó en la provincia de Biobío la decisión del cuerpo de obispos del país, de poner sus cargos a disposición del Papa Francisco, luego que se conociera el contenido del documento que el Sumo Pontífice entregó a las autoridades eclesiásticas chilenas que se reunieron con él en El Vaticano.

 

El texto, redactado por el mismo Santo Padre, expone un duro diagnóstico de la Iglesia Católica en Chile, a partir de los casos de abusos sexuales conocidos por la opinión pública en el último tiempo.

 

El intendente del Biobío, Jorge Ulloa, de visita este viernes en Los Ángeles, abordó el tema, comentando, en primer lugar, que valoraba lo hecho por los obispos, “en el sentido de dejar en libertad al Santo Padre para que él resuelva caso a caso. Por cierto, es una situación que lo que busca es corregir defectos que la propia Iglesia en su mayor estructura, percibe que estaban ocurriendo”, sostuvo.

 

Asimismo, manifestó que lo que decida el Papa sobre el asunto debe acatarse y respetarse, aunque consideró los últimos hechos que han rodeado a la Iglesia en Chile como hechos excepcionales.

 

“Yo creo que hay una gran cantidad de pastores, obispos que han hecho bien su tarea. En los casos que su Santidad evaluará, dirá quienes deben seguir y quienes no, pero para cualquiera que somos rebaño de esos pastores, sin duda constituye una situación dolorosa lo que ha ocurrido, pero también un acto de generosidad que permite de algún modo un volver a empezar”, subrayó la máxima autoridad regional.

 

IGLESIA EN LOS ÁNGELES

Ante la ausencia del actual obispo de la diócesis local, Felipe Bacarezza, quien había viajado a Roma, fue el encargado de comunicaciones del obispado y párroco de la Parroquia Nuetra Señora del Perpetuo Socorro de Los Ángeles, padre Gustavo Valencia, quien analizó la renuncia presentada por la jerarquía eclesiástica chilena al Papa.

 

“Primero, decir la vergüenza que estamos pasando, porque algunos han hecho las cosas mal. Segundo, la importancia que le damos a su Santidad, que viendo este problema ha hecho algo fuerte”, opinó el religioso.

 

El diputado por la zona del Partido Radical, José Pérez, también abordó la decisión de los obispos de renunciar a sus cargos, catalogando la acción como una “buena medida que ha tomado el Papa a objeto de que la Iglesia recobre el prestigio que se merece en este país. El mundo religioso, tanto católico como evangélico es de gran importancia en Chile y yo creo que la Iglesia Católica estaba pasando por un momento difícil y creo que el Papa la va a volver al lugar que corresponde”, puntualizó.

 

Por su parte, el senador de la UDI por la Circunscripción Biobío Cordillera, Víctor Pérez, hizo hincapié en el contenido de la carta redactada por el Sumo Pontífice a los obispos nacionales.

 

“El Papa lo dice en todas sus letras, que se encubrieron delitos, que se aprecio mal y que no se protegió a las víctimas, por lo tanto, la afirmación del Papa es extremadamente dura”, remarcó el parlamentario.

 

Mientras que su correligionario de partido, el diputado Iván Norambuena, opinó que la actitud del Papa frente a las acusaciones de abusos por parte de la iglesia chilena es la correcta.

 

“De enfrentar temas que son delicados y, particularmente, de lo que ha ocurrido en nuestro país. No creo, si, que sea bueno generalizar frente a ciertas conductas que ha habido y que han sido conocidas públicamente”, destacó el legislador gremialista.

 

Norambuena además dijo que si los obispos de Chile han puesto sus cargos a disposición, “habla muy bien de ellos, de la posibilidad de dejar en libertad al Papa para poder resolver en la tan anunciada reestructuración de la iglesia y su jerarquía en Chile”, resaltó.

 

Por su parte, la diputada demócrata cristiana por el distrito 21, Joanna Pérez, expresó en relación a la decisión de los obispos, que esperaba hubiese sucedido mucho antes.

 

“Todo Chile espera que se de justicia…se había obstruido aquello. A mí me reconforta que al menos hoy en día se pueda reestablecer la confianza en la Iglesia Católica, veo una oportunidad para ello”, mencionó.

 

Finalmente, el diputado RN por la zona Cristóbal Urruticoechea, consultado sobre el tema, descartó hablar de crisis al interior de la iglesia en Chile. “Estamos reconociendo errores que se han cometido, graves, estamos encontrando la solución. Errar es humano, divino es perdonar; me quedo con eso. Nosotros somos capaces de las atrocidades más grandes, pero gracias Dios, en mi caso personal existe la Fe, existe Dios y existe el camino para reencontrarnos. Así que yo estoy contento y seguro de que es la mejor forma, lo que se está haciendo, para reconocer lo errores y tomar las medidas que se deban tomar”, concluyó.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes