jueves 20 de febrero, 2020

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Policial

Realizan recuento de “pitanzas” recibidas este año y recalcan que constituyen delito

Carabineros y SAMU son las instituciones que recepcionan el mayor número de llamadas inoficiosas


 Por Constanza Reyes

10.1

El 131, 132 y 133 son probablemente los números telefónicos más memorizados por la comunidad, ya que sabemos que nos pueden salvar la vida en caso de emergencia, cualquiera que sea su índole.
Pero así como algunos reconocen la importancia de estas líneas gratuitas, hay otros que simplemente aprovechan la presencia de las operadoras las 24 horas del día para hacer bromas, o simplemente preguntas inoficiosas.

EMERGENCIAS MÉDICAS
El Servicio de Atención Médica de Urgencia (SAMU), más conocido como nivel 131, recepciona las solicitudes de asistencia en salud de todo el país.
En la base Los Ángeles trabajan seis personas en regulación, es decir, en la atención y derivación de las llamadas telefónicas, y otras 34 en intervención, es decir, lo que se refiere al contacto directo con los pacientes.
Luis Barrios, médico jefe de SAMU Biobío, indicó a Diario La Tribuna que reciben aproximadamente 3 mil 500 llamadas mensuales, lo que varía dependiendo de la época del año. De ellas, mil 400 no corresponden a emergencias, lo que da un porcentaje anual de un 39 por ciento de “pitanzas”.
Esto, sin duda, entorpece el trabajo de los profesionales, quienes cuentan con un protocolo establecido para derivar un móvil. “La primera pregunta es qué le sucede al paciente, si responde o no, si respira, y una vez que se descarta que sea un cuadro de urgencia o emergencia real, ahí se empiezan a hacer las preguntas pertinentes a cada caso, porque cada paciente es diferente, entonces tenemos que ir evaluando qué requerimiento tiene y si es que necesita traslado en ambulancia, ya sea un móvil básico o avanzado”, precisó el facultativo.
Esto, porque la provincia de Biobío cuenta con 15 ambulancias para sus 400 mil habitantes, de las cuales cuatro son M2 (avanzadas), y 11, M1 (básicas), las que están distribuidas en los hospitales del área y en las bases SAMU de Los Ángeles, Mulchén y Cabrero.

ASUNTOS POLICIALES
Carabineros de igual forma es una de las instituciones más afectadas en la capital de la provincia de Biobío con las denominadas “pitanzas”. El comisario de Los Ángeles, mayor Héctor Soto, indicó que en lo que va del año, la Central de Comunicaciones (Cenco) ha recibido 234 mil 224 llamadas, de las cuales solo 52 mil 664 terminaron en un procedimiento policial real.
Del número restante, 14 mil 759 no requirieron de la presencia de uniformados en el lugar, mientras que 166 mil 801 fueron inoficiosas. Esto quiere decir que se trata de una broma, simplemente cortan, discan de manera errónea o insultan a quien contesta.

ALÓ, ¿BOMBEROS?
Cerca de mil 100 llamados ha recibido la central de Bomberos de Los Ángeles en lo que va del año, de las cuales solo ocho han sido falsas alarmas. Si bien este número no alcanza a ser un uno por ciento del total, el daño que se hace a la institución y a la comunidad es considerable.
Así lo hizo ver el comandante de la institución a nivel local, Raúl Márquez, quien explicó que, por ejemplo, en caso de incendio, se despachan dos carros bomba y uno portaescala, material mayor que queda fuera de circulación en caso de ocurrir una emergencia real.
En materia económica, sostuvo que cada carro necesita un litro de combustible para avanzar dos kilómetros, y a esto se suma el riesgo de tránsito al que se ven expuestos los voluntarios y maquinistas, quienes pueden protagonizar un accidente. “Todo esto va más allá de hacer una broma, ya que tiene consecuencias serias”, enfatizó Márquez.
Agregó que “creo que nosotros como Cuerpo de Bomberos hemos pecado por no denunciar las falsas alarmas, ya que los elementos para hacerlo están”, reflexionó el comandante.

MATERIA LEGAL
En Chile hay normas legales que sancionan las falsas alarmas, ya que el año 2002 se introdujo una modificación al Código Penal con el artículo 268 bis, que castiga a quienes dan falsa alarma de incendio, emergencia o calamidad pública, a los Cuerpos de Bomberos o servicios afines, con penas que van desde 61 a 541 días de cárcel.
El abogado Esteban Barrenechea, candidato a magíster en Derecho Penal, sostuvo que en caso de que esta acción sea cometida por una persona mayor de 14 años y menor de 18, se debe someter a la Ley de Responsabilidad Penal Adolescente, por lo que no queda exenta de penas.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes