lunes 19 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Los Ángeles

La oficial tras la fotografía: “Este es un trabajo que realizo desde que tengo memoria”

La Tribuna se contactó con la profesional de tan sólo 22 años, quien hace estas acciones con los animales de manera independiente y porque manifiesta, ama a los animales, sobre todo perros y caballos.


 Por Marcela Vidal

27-06-2018_17-44-281__7.3.jpeg

“Siempre que trabajo de infantería en el sector céntrico de Los Ángeles, porto mis galletas y cuando veo a algún canino les entrego comida porque me encanta hacerlo”. De esta manera explica su labor subteniente Camila Rodríguez Tesini, la mujer tras la fotografía capturada por un animalista angelino.

La imagen –donde se ve a la oficial alimentando un can en la calle- ha causado gran interés en la ciudadanía, por la desinteresada labor que ejecuta esta mujer, quien además de su trabajo de cuidar la ciudad, entrega comida a los caninos abandonados y a aquellos que viven en situación de calle diariamente, por triste circunstancia de la vida y de personas que olvidan a estos nobles seres.

Sobre su labor, dice que esto lo realiza desde que tiene memoria, ya que siempre ha tenido amor y cercanía con los animales, especialmente con perros y caballos, por ello cuando transita por las calles – agrega entre risas- no puede evitar acariciar a cualquiera que se cruce por su camino, cuando se genera la oportunidad.

Su carrera en Los Ángeles, comenzó en enero de este año, cuando llegó desde Santiago hasta la Primera Comisaría de la capital provincial y en su antigua ciudad –dice-, de igual manera realizaba esta misión, entregando cariño y generando esta importante iniciativa, que mueve actualmente a cientos de ciudadanos, ante la triste realidad de los altos índices de perros vagos y abandonados que se genera en las grandes ciudades de nuestro país.

“Tengo una cercanía con los animales, ya que cada vez que los veo en cualquier lugar me acerco a ellos, los acaricio y sobre todo a los callejeros y cuando conocí en Los Ángeles a esta agrupación –Huellas de Amor- me sentí muy motivada” expuso la subteniente, quien además actualmente se encuentra cumpliendo su especialización en policía montada, por su amor a los caballos.

Cuando llegó a la capital provincial, se admiró del trabajo de la agrupación animalista conformada por ciudadanos, quienes acogen a los animales en búsqueda de una vida mejor para ellos. Manifestó es algo que se da en pocos lados y en diferentes ocasiones, por ello, se ha acercado a este grupo para interiorizarse aún más de su trabajo y de igual manera en diferentes oportunidades colabora aportando con comida, o bien, otros elementos de ayuda para la adopción de diferentes caninos.

Sobre la historia de su trabajo independiente, la subteniente Rodríguez comentó que esto lo viene realizando desde que trabaja en San Bernardo, donde recuerda con cariño que junto a uno de sus comisarios también fomentaban esta iniciativa por el gran amor que mantienen por el mejor amigo del hombre.

UNA VIDA DE AMOR A LOS ANIMALES

Su amor con los animales, explicó que lo fomentó desde muy pequeña, cuando se encargaba de rescatar perros, inclusive llevándolos a su casa, para salvarlos y generar adopciones, por ello en su vida diaria convive con sus dos mascotas, “Aika” que vive en Santiago y la pequeña chau chau “Kyra”, a quien mantiene en Los Ángeles.

Debido a este gran amor, explicó, que mantiene el apego con otros animales que ha conocido en el centro de la ciudad y otras tantas historias de su interés.

“En mi corto tiempo en la ciudad además conocí a un caballero que transita por el centro con su carro de supermercado y sus mascotas, también le entrego alimento y café para él cuándo hace frío” dice con cariño la joven funcionaria.

Sobre su rutina diaria, además de la pasión que entrega en su labor con Carabineros, esta se basa en el cariño a los animales, ya que a pesar que la gente la mira con algo de extrañeza en ocasiones, continúa realizándola a diario y con la mejor disposición.

Algunas anécdotas que ha recabado en su paso las cuenta con mucha gracia, ya que a ella misma le generan sorpresa “la gente siempre se ríe cuando me ve con mi bolsa de galletas, porque creo que lo encuentra algo novedoso, entonces me ven que le doy comida y algunos no me pescan y eso es chistoso pero es un agrado verlos a diario”.

Sobre su paso por la ciudad cuenta que ya tiene algunos amigos canes, uno de ellos siempre se ubica en Colón, este es “El Café” – como le llama-, quien duerme entre cartones a pocos pasos más allá esta “El negro” – el de la célebre fotografía-.

“A él le encanta darme la mano y de igual manera sólo recibe comida a las personas que le dan en la mano, no come en el piso porque no le gusta” agrega entre risas.

Otro de ellos, se ubica en el sector del Mall en calle Valdivia, donde está ubicada la garita de Carabineros, ahí manifiesta que hay un perrito, por ello siempre mantiene bolsas de galletas.

“Esta es una iniciativa que mantengo latente y que me gusta realizar desde siempre, por ello desde que fui trasladada de San Bernardo la traigo conmigo y espero seguir realizando” puntualiza esta amante de los caninos en situación de calle, que sólo esperan una mano amiga que les entregue amor y cariño.


  • Compartir:
etiquetas
AmorCarabinerosMascotas

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes