jueves 22 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Los Ángeles

Familiares de adulto fallecido en estero Quilque colocaron rejas para evitar otras tragedias

El viernes 16 de febrero Juan Carlos Veloso Sandoval salió acompañado de sus fieles perros, pero amaneció fallecido en el río. Hoy sus cercanos no quieren que nadie más pase por lo mismo.


 Por GABRIEL DIAZ CERDA

26-02-2018_18-15-191__8.1.jpeg

Juan Carlos Veloso Cuevas, hijo de Juan Carlos Veloso Sandoval quien perdió la vida a los 54 años, recordó cada detalle de lo que le sucedió a su padre quien falleció debido a una asfixia por sumersión a la edad de 54 años.

Él y su familia, decididos a evitar que otras personas sufran accidentes similares, juntaron fuerzas para limpiar el lugar e instalar rejas de protección para la seguridad de todos los vecinos de villa Los Aromos, sector de villa Génesis, a un costado del estero Quilque.

El viernes 16 de febrero cerca de las 20:30 horas Juan Carlos Veloso Sandoval salió desde su casa acompañado de sus tres perros con los que habitualmente iba de cacería por el sector.

"A él le encantaba salir a pescar y a cazar, a él lo buscaban harto para eso, era muy bueno. Siempre iba con perros porque decía que era más natural que con una escopeta. Cazaba conejos".

Su hijo, quien estaba en casa con él, y sus abuelos, tiene fresca en su memoria cada frase dicha por su papá: “Le dijo a mi abuela, mami voy a ir a bañar a los perros al río. Fue con una lata de cerveza".

Sin embargo, Veloso Cuevas tuvo frente a sí la primera señal de preocupación cuando a los diez minutos de haber salido su padre, regresaron los perros a la casa, pero sin evidencias de haberse mojado: “Estaban tal como mi papi los llevó”.

Prosperina Sandoval, la madre de Veloso Sandoval pensó que su hijo estaba en casa de vecinos amigos con los cuales compartía frecuentemente: “Justo ese día el vecino tenía visitas, su mamá de Santiago, una parentela que siempre que venían invitaban a mi papá”, comentó Juan Carlos Veloso hijo.

Por ello es que se pensó que “Nenengue”, como era llamado “de cariño” Veloso Sandoval, se había quedado compartiendo con sus vecinos y que por esta razón, dice su hijo, “no alcanzó a bañar a los perros”.

Pasadas las 22 horas doña Prosperina fue a casa de sus vecinos para comprobar que su hijo Juan Carlos se encontraba allí. Desde afuera de la casa escuchó música: “Tiene que estar aquí y no lo voy a molestar”, pensó.

Al día siguiente sus familiares fueron a golpear la puerta de su habitación pero corroboraron que no se encontraba. Preguntaron con los vecinos con los que pensaron había estado compartiendo. Juan Carlos nunca estuvo allí.

De inmediato comenzó la búsqueda por el estero encontrando el celular y la billetera del adulto de 54 años. A pocos metros del lugar del hallazgo de las pertenencias lo encontraron muerto.

“Mi papi se tuvo que haber resbalado. Siempre llevaba a los perros a que se bañaran al río porque a los perros les encantaba ir. Pero él siempre iba por el lado donde estaba más limpio porque era más accesible”, dijo el hijo del adulto recientemente fallecido.

QUE NADIE MÁS PASE POR LO MISMO

Juan Carlos Veloso Cuevas junto a su familia trabajaron durante todo el fin de semana para limpiar el lugar en el que falleció su padre. Despejaron de malezas y cortaron troncos que dificultaban el tránsito y la vista.

Juntaron recursos y materiales por sus propios medios e instalaron una malla de protección para evitar que otras personas sufran accidentes. Juan Carlos comentó que no es primera vez que alguien caía al estero, sin embargo el incidente fatal de su papá alertó a la comunidad.

“Aquí en este sector hay muchos niños, aquí en la familia también tenemos muchos niños que les gusta ir a jugar. Es peligroso, varias veces los niños se nos arrancaban para allá y mi papá los iba a buscar. Él mismo decía que era muy peligroso pero ahora le tocó la mala suerte a él”.


  • Compartir:
etiquetas
Estero QuilqueFallecido por inmersión

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes