miércoles 21 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Los Ángeles

Niño murió ahogado después de caer a una piscina en Los Ángeles

La noche de este jueves el pequeño de un año y nueve meses se accidentó en una casa particular camino a San Antonio. Es el tercer menor que pierde la vida por inmersión.


 Por Marcela Vidal

09-02-2018_13-24-381___DSC4545

Una convivencia familiar congregó a muchos conocidos, amigos y seres queridos. Cerca de las 21 horas, cuando la reunión ya casi llegaba su fin, la preocupación se apoderó de los presentes al percatarse que el pequeño L.S.G.S no se encontraba.

 

 

El menor de un año y nueve meses había caído a la piscina del patio delantero de la vivienda ubicada a metros de un centro de eventos. En ese lugar, sin saber lo que ocurría tan solo casas más allá, se celebraba un babyshower. Una vida estaba por llegar, otras estaban a punto de cambiar.

 

 

El comisario Rodrigo Quiroz, jefe de la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones de Los Ángeles, explicó que rápidamente el niño fue “rescatado y sometido a maniobras de reanimación por parte de familiares”.

 

 

Amigos y personas de confianza al enterarse del accidente comenzaron a llegar cuanto antes al domicilio para estar cerca de los padres del niño: “No nos quedó más que exclamarle a Dios que tuviera misericordia, pero ya era tarde.

 

 

Quedamos cortados, helados. Él era un niñito muy despierto. Para el Año Nuevo lo tuve en brazos, lo desperté en el coche”, comentó un familiar mientras fuera del domicilio esperaba novedades positivas.

 

 

A la casa llegó personal del SAMU para apoyar con las maniobras de reanimación, tarea que se prolongó debido al gran esfuerzo realizado por los paramédicos quienes conmovidos por la situación intentaron con vehemencia salvar al pequeño.

 

 

Sin embargo, mucha agua absorbieron sus bronquios, los intentos fueron infructuosos. El menor falleció en el patio de la casa, a un costado de la piscina.

 

 

El posterior trabajo científico de los detectives permitió esclarecer que la causa de muerte estuvo asociada al cuadro severo de asfixia generado a partir de la inmersión en la piscina.

 

 

Hasta el Servicio Médico Legal de Los Ángeles llegaron los familiares. Allí recibieron el cuerpo y los informes médicos que corroboraron la razón del deceso.

 

 

 

INMERSIÓN

Han sido tres los casos de fallecimientos de menores de edad por inmersión en la provincia de Biobío. El pasado 25 de enero el pequeño Javes Muñoz, de 1 año y 4 meses, cayó a una piscina en la casa de veraneo de sus padres. Tras 24 horas de lucha se produjo su deceso en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos del Hospital de Los Ángeles.

 

 

El pasado miércoles 7 de febrero en un balneario de la comuna de Quillón, Máximo Monsalves de cinco años de edad, se encontraba en un paseo con su hermana. Luego de estar bañándose en la piscina habilitada para los niños se trasladó hasta otro sector del recinto cayendo a de adultos. Aunque el salvavidas y personal del SAMU actuaron con total diligencia y profesionalismo, Máximo dejó de vivir en el Hospital de Bulnes.


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes