suscríbete al boletín diario

Policial

La realidad del Cuerpo de Bomberos tras el combate de emergencias

Actualmente, un carro bomba que cumple funciones específicas, como el combate de incendios forestales, está fuera de servicio y requiere ser reparado muy prontamente.


 Por La Tribuna

29-01-2017_18-51-4210.1

Tras el combate de diferentes focos de incendios forestales o pastizales registrados en la comuna de Los Ángeles, existe una realidad que afecta al Cuerpo de Bomberos de la zona.

La situación por la que atraviesan fue expuesta por quienes forman parte del alto mando de la institución en la capital provincial de Biobío.

Es así como explicaron que en una reunión del Comité Operativo de Emergencia, realizada la semana pasada, expusieron al gobierno la necesidad de combustible, tanto para su material mayor como menor.

En esta misma cita, “se plantearon varias temáticas en cuanto a las condiciones en las que nos encontramos. La región se encuentra en alerta roja producto de los incendios forestales; ligado a eso, se firmó un protocolo para la restitución de gastos y recursos, que era un poco más burocrático”, relató el comandante del Cuerpo de Bomberos de Los Ángeles, Héctor Rivera.

Gracias al acuerdo firmado entre la presidencia nacional de Bomberos y la Oficina Nacional de Emergencia, se ha llegado a un acuerdo para establecer plazos más acotados en cuanto a la restitución de todos estos gastos y recursos que existen, y que involucran combustible y material menor dañado, como mangueras, pitones y algunas otras herramientas de mano que son susceptibles de sufrir daños al momento de trabajar.

Rivas explicó que la reparación de material mayor entra en otra glosa, donde será necesario justificar el gasto a través de otro canal. Sin embargo, también está dentro de lo que podría generarse en los gastos de devolución.

El Cuerpo de Bomberos angelino cuenta con un carro bomba que cumple funciones específicas, como el combate de incendios forestales, y que en la actualidad se encuentra fuera de servicio.

Arreglarlo significa una inversión aproximada de 500 mil pesos. “Vamos a tener que ver por nuestros propios medios el financiamiento. Por la antigüedad de la máquina, tampoco podemos optar a fondos de reparación de estos vehículos; por lo tanto, quienes vamos a tener que asumir estos costos somos nosotros como Cuerpo de Bomberos y ver las vías de financiamiento para poder recuperar o financiar esta reparación”, explicó el superintendente de la institución en Los Ángeles, Javier Aránguiz.

Dadas las condiciones actuales en materia de emergencias, Aránguiz agregó que deben recuperar esta máquina lo antes posible, ya que su mayor prestación es, justamente, en esta época del año.

Rivas, por su parte, agregó que son costos que deben ser asumidos, en principio, por el Cuerpo de Bomberos; posteriormente se hará la rendición de los gastos.

“Esperamos que eso también esté dentro de los mismos plazos de las otras devoluciones”, puntualizó el comandante.

La máquina se encuentra en taller para un chequeo completo y saber, en definitiva, el costo real de la reparación. Se trata de un carro importado, usado, que llegó hace algunos años a la ciudad, por lo que será necesario ver la disponibilidad de repuestos para este tipo de maquinaria.

Asimismo, Aránguiz sostuvo que las máquinas que debe adquirir el Cuerpo de Bomberos para este tipo de situaciones tienen un costo aproximado de mil 050 millones de pesos (cinco carros).

Para ello, iniciarán una campaña que les permita reunir fondos para poder adquirirlas, considerando que estas máquinas tienen un año de fabricación una vez depuesta la orden de compra.

Además, verán las vías de financiamiento para ello. “Vamos a golpear las puertas de la municipalidad; en el Gobierno Regional también vamos a golpear puertas, no nos vamos a quedar en ese sentido. Vamos a tratar de obtener estas máquinas por el bien de la comunidad y de todo el país”, relató Aránguiz.

 

BALANCE

Las emergencias a las que han debido acudir durante los últimos días en la comuna de Los Ángeles han dejado como saldo, al menos, 13 voluntarios con lesiones producto de inhalación de humo mientras combatían el incendio de Pedregal.

Además, tres con resultaron con heridas leves y una lesionada por un pitón.  

En el incendio de Cauquenes, un voluntario que combatía el fuego en dicho lugar regresó a la zona con un esquince en una pierna.

Cabe hacer presente que el Cuerpo de Bomberos de Los Ángeles ha prestado apoyo con máquinas y personal en Cauquenes, Pumanque, Mulchén, Yumbel, Florida y Penco.

SEGURIDAD

El escenario a nivel nacional da cuenta de que voluntarios han sido atacados por perdigones y dos miembros de la institución han perdido la vida mientras combatían o iban camino a una emergencia.

“El trabajo de bomberos es en un ambiente agresivo, inhóspito para el ser humano. De hecho, la naturaleza de lo humano es arrancar de esto; el bombero va hacia esto. Para ello, nuestro personal cuenta con uniformes que cuentan con normas de protección, pero no nos blinda del peligro”, relató Rivas.

Detalló que no todo el personal cuenta con el uniforme adecuado para el combate del incendio forestal, ya que utilizan dos tipos. Uno de ellos es el que ocupan para una emergencia estructural, el cual los protege para lo que son siniestros de viviendas o estructuras.

Asimismo, cuentan con uniformes para el combate de incendios forestales, que es más liviano y permite que el cuerpo no se deshidrate, además de que no produce estrés térmico después de mucho tiempo de uso.

En este sentido, Aránguiz relató que se ganaron un proyecto que permitirá dotar al Cuerpo de Bomberos de Los Ángeles con 70 nuevos uniformes para incendios forestales, sumándolos a los que ya tenían en algunas compañías, y que deberían estar llegando durante los próximos días.

 

ESCENARIOS

Combatir un incendio forestal o de interfaz presenta un escenario completamente diferente a uno que pueda producirse en la zona urbana.

Bomberos nació en el contexto de abordar emergencias estructurales. La realidad da cuenta de que los voluntarios desarrollan operaciones en distintos escenarios debido a que son la primera línea de respuesta.

“Eso nos ha obligado a comenzar a trabajar técnicas distintas, a emplearnos de forma distinta, a tener equipamiento distinto, a tener un material mayor distinto, carros bomba que nos permitan operar en distintos escenarios o en estos tipos de escenarios”, explicó Rivas.

Acudir al combate de un incendio de interfaz o forestal se traduce en todo un desgaste de personal, existiendo riesgos diferentes que al ir a un siniestro de carácter estructural.

“Lo que tenemos en el tema forestal son problemas de estrés térmico, problemas de desgaste, de fatiga y la inhalación de humo permanente en las operaciones que se están desarrollando”, explicó Rivas.

Al ser escenarios de alto riesgo, las recomendaciones que se entregan a los voluntarios en esta materia son no arriesgar más allá de los recursos de los cuales disponen, de sus capacidades operativas y de la preparación que tienen para emplearse en escenarios a los cuales no están acostumbrados o no son tradicionales para ellos.

“Nuestros esfuerzos están enfocados, única y exclusivamente, en lo que son las protecciones y resguardo de viviendas, en tomar medidas precautorias para que el fuego no tome contacto con estas viviendas”, relató Rivas.

DONACIONES

Pese a que ha tenido una muy buena recepción por parte de la comunidad, la campaña de donación de agua aún continúa.

Quienes deseen apoyar esta iniciativa, pueden hacerlo aportando bidones y botellas de agua (sin gas), bebidas isotónicas, barras de cereales, compotas de durazno y gotas para los ojos (no importa la marca).

Las donaciones pueden hacerla llegar a cualquier cuartel del Cuerpo de Bomberos de Los Ángeles.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes