suscríbete al boletín diario

Policial

99 niños y adolescentes se atendieron en programa de Explotación Sexual Comercial

Se estima que unos 4 mil niños, niñas y adolescentes son víctimas de explotación sexual en Chile. Sin embargo, la cifra exacta resulta difícil de determinar debido a lo complejo que es detectar este tipo de casos.


 Por La Tribuna

25-05-2016_19-49-4710125-05-16-1

Susana tiene 13 años y suele utilizar su smartphone para contactarse con sus amigas y conocer a nuevas personas; hace poco conoció a un chico con el que conversa con frecuencia, a escondidas de sus padres.

Pese a que este nuevo amigo le pide que realice algunos actos íntimos, Susana no sabe que está siendo víctima de un hombre que produce material pornográfico infantil que, posteriormente, será distribuido por las redes.

A pesar de que es un caso ficticio, casos como el de Susana no son ajenos a una realidad a la que son -o fueron- expuestos muchos niños, niñas y adolescentes del país.

Durante 2015, un total de 99 niños, niñas y adolescentes fueron atendidos por el Servicio Nacional de Menores (Sename) tras ser víctimas de explotación sexual comercial, en la región del Bío Bío.

Ellos formaron parte del Programa Especializado Explotación (PEE) Sexual Comercial de Niños, Niñas y Adolescentes Aura, que ejecuta la Fundación Novo Millenium.

Según datos entregados por la misma institución en la región, cuatro fueron utilizados en actividades sexuales remuneradas; uno en pornografía infantil; 92 fueron víctima de explotación sexual comercial; una víctima de sodomía y uno fue víctima de trata con fines de explotación sexual comercial infantil y adolescente.

En el marco del Día contra la explotación sexual infantil y adolescente, celebrado el 18 de mayo pasado, la Policía de Investigaciones impulsa una campaña para evitar que situaciones como éstas sigan ocurriendo.

El objetivo es realizar un llamado a la comunidad a fin de visibilizar la cifra negra en torno a lo que es la explotación sexual infantil y adolescente.

Ello, porque “en relación a la cifra de años anteriores se ha disminuido la intervención hacia menores expuestos a estos delitos. Sin embargo, lo que preocupa es que las víctimas son cada vez más pequeñas, pudiendo mencionar que -en 2015- ingresaron al Sename 9 niños y niñas víctimas de explotación sexual que tenían entre 1 y 5 años”, relató la encargada de coordinación de charlas de prevención de la Brigada de Delitos Sexuales y Menores de la PDI de Los Ángeles, comisario Carolina Monsalve.

Monsalve exhortó a la comunidad a entregar información en caso de que tengan conocimiento de un caso de este tipo, especialmente porque -en muchos casos- los niños, niñas y adolescentes están expuestos al tema de las redes sociales.

Ello porque, a veces, los niños no quedan al cuidado físico de sus padres y tienen acceso a computadores o smartphones como una forma de entretención.

En este sentido, “será necesario poner atención respecto a qué tipo de material ellos están intercambiando o con qué persona porque probablemente pueden ser víctimas y quizás los están utilizando para producir material pornográfico infantil y, a la vez, distribuirlos por estas redes”, explicó Monsalve.

 

CIFRAS

Datos entregados por el Sename sostienen que unos 4 mil niños, niñas y adolescentes son víctimas de explotación sexual en Chile. Sin embargo, la cifra exacta resulta difícil de determinar debido a lo complejo que es detectar este tipo de casos.

Durante 2015, un total de 499 niños, niñas y adolescentes ingresaron a la red de protección del Sename, derivados por los tribunales de Familia.

Ello, después de haber sido víctimas de explotación sexual en alguna de sus formas, ya sea que hubiesen sido utilizados en actividades sexuales remuneradas, espectáculos sexuales, turismo sexual o producción de pornografía, entre otras.

Pese a que la cifra es menor a la registrada en 2014, donde se registraron 530 ingresos, el escenario dejó al descubierto que niños cada vez más pequeños están siendo víctimas de este delito.

Si durante 2014 los ingresos comenzaron a partir del rango de 6 a 7 años, en 2015 los ingresos por explotación sexual incluyeron a niños y niñas de uno a tres años.

Así fue como, durante 2015 se registraron tres víctimas cuyas edades oscilaban entre los unos y tres años y seis casos en los que los niños y niñas fluctuaban entre los 4 y 5 años.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes