suscríbete al boletín diario

Los Ángeles

Se aproxima juicio de presuntos autores del crimen del panadero

La noche de este miércoles, en las afueras de su negocio, familiares de Retamal organizaron una velatón para que todo saliera bien ese día.


 Por La Tribuna

51-Velatón

La noche del 28 de abril de 2014, la vida de la familia Retamal Friz cambió radicalmente cuando un robo con intimidación terminó con sus sueños.

Ese día, delincuentes ingresaron a la amasandería y pastelería El Esfuerzo, emplazada en el pasaje Marina del Rey, en la villa Montreal, al sur de la comuna de Los Ángeles.

En el lugar, asesinaron a su dueño. Bastaron sólo dos disparos para que Alonso Retamal falleciera en el lugar.

El próximo miércoles 4 de febrero comienza el juicio contra los presuntos responsables del crimen del panadero, ocurrido aquel 28 de abril de 2014.

La noche de este miércoles, familiares de Retamal organizaron una velatón para que todo saliera bien ese día. En las afueras de la panadería El Esfuerzo, una veintena de personas se congregó en el lugar para, sobre todo, recordar a Alonso.

Rosa Friz, su esposa, relató a La Tribuna lo difícil que ha sido el proceso. “Todo ha sido mal, uno anda pensando, recordando todo; para nosotros ha sido malo. He tenido que convertirme en hombre y mujer para mantener la amasandería”, confesó la malograda señora.

A modo de ejemplo, no tiene panadero los días domingos, por lo que debe hacerlo ella, además de todas las responsabilidades asociadas al negocio y de las que, antes, se encargaba Alonso.

“De primera fue harto difícil. Ahora estamos más tranquilos porque estamos con psicólogos, nos han ayudado harto”, agregó Friz.

Aseguró que lo recuerda todos los días y que hay días más malos que otros; “no hemos descansado para nada, puro trabajo” para mantener en pie el negocio que con tanto esfuerzo levantó su marido, sostuvo Rosa.

Lo recuerda como una persona alegre y esforzada. “Toda la gente nos dice que se acuerdan de todas las bromas que hacía en el negocio, recuerdan las cosas que decía y uno se ríe de las tallas que le decía a la gente”, expresó la mujer.

Lo único que espera es que, tras el juicio, se haga justicia por la muerte de su esposo; “si no es así, el de arriba es el que sabe lo que va a pasar después porque uno no saca nada con ser arrebatado y hay que dejarlo en las manos de Dios”, aseguró Friz.

Su fe en Dios la ha ayudado a sobrellevar la pérdida de su esposo y todo lo que ello conlleva. “Uno tiene que pedirle a Dios que le dé fuerzas todos los días”, concluyó la mujer.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
HomicidioLos Ángelespaillihuepanaderovilla Monterrey

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes