lee nuestro papel digital

Opinión

Presupuesto 2023:  un castigo a Biobío sin precedentes


 Por Jorge Rivas Figueroa
Administrador Público Licenciado en Ciencias Políticas

Jorge-Rivas-alcalde-de-Mulchen (1)

La eterna resistencia del parlamento a la creación de la figura del Gobernador Regional como una institución con poder soberano comienza a tomar evidencia con las discusiones de elementos tan simples como, quién aporta más a mejorar la calidad de vida de los habitantes de Chile.

Frente a frente, el gobierno nacional debe pensar en políticas de Estado o políticas a largo plazo que nos permitan enfrentar a un mundo 100% globalizado que ya nos anunció un 2023 que golpeará agresivamente, como siempre, a los más vulnerables.

Mientras el Estado intenta llegar a todos los rincones de Chile, los 16 gobernadores/as – independiente de su ideología – han comenzado a pensar en el próximo año, teniendo como base el Bien Común, la estabilidad de todos y todas.

Este pequeño preámbulo (sintetizado al máximo por efectos  de los caracteres) choca hoy con los dineros y por qué, porque uno de los grandes temores de la “clase política” era perder protagonismo frente a quienes con pocos fondos, logran repartir la torta de tal forma que todos sabemos que es justo, a saber: Rodrigo Díaz gobernador y los consejeros del Biobío llevan una ejecución presupuestaria hasta agosto que se acercaba al  60%  (última cifra oficial), siendo el gobierno regional que mejor ha hecho su trabajo en estas materias, contribuyendo a mejorar la calidad de vida de casi 1.6 millones de personas que viven en las 33 comunas del Biobío.

En 2022, el Gobierno Regional que encabeza Díaz partió con poco más de 94 mil (94.112.493.000), un presupuesto castigador, porque  a decir verdad y de esto me siento orgulloso, nuestra región ha sido siempre riesgosa para el centralismo (desde la cultura hasta la política, pasando por la economía y el deporte, siempre hemos estado a la vanguardia. Somos una espina en el zapato para el poder central). No puedo verlo de otra forma.

Pero volviendo a lo que nos concentra y con las turbulencias de la economía a nivel mundial, con las potencias tratando de frenar la inflación con políticas fiscales duras y mucha austeridad en todo el orbe, no me calza, no me entra o es que acaso los que toman las decisiones piensan que todos los del Biobío somos tontos. Sepa Usted, querido lector, que se avecina un 2023 turbulento y solo nos han enviado al parlamento para discutir con un piso de 104 mil millones (¿cubre eso el alza de los costos de la vida?), lo que simplemente se aleja de toda realidad, más si se considera que otras regiones solo llevan un 15% de ejecución en el presente año. Acaso en las partidas presupuestarias que maneja el parlamento y el gobierno no existe inflación y esta solo nos afecta a nosotros. No entiendo cuál es la lógica de golpear al gobernador y a la región que mejor ha “hecho la pega”. ¿Hay que bajar el nombre de Díaz porque lo hace bien? ¿Qué temor existe en la clase política con el gobierno del Biobío?.

Solo esta semana el Gobierno Regional entregó 22 mil millones de pesos a las 33 comunas, casi un cuarto del presupuesto anual, ¿eso es malo?

En este punto la palabra correcta es “eficiencia”. Desde mi punto de vista la administración regional ha roto el tradicional pensamiento que dice que el sector público es ineficiente. Ha demostrado gestión, capacidad, pro actividad y merece más recursos, nosotros merecemos más recursos y no los que le destinaron actualmente para 2023. Hemos solicitado 133.000 millones para paliar la recesión, el desempleo, la inflación y todo lo negro de la economía. Nuestro objetivo es mejorar la calidad de vida del Soberano, pelear por el Bien Común.

Tenemos dos senadores y 5 diputados a los que quiero pedir apoyo, no voten los presupuestos buscando réditos políticos, voten pensando en sus electores y sus familias. Somos una de las regiones desde donde se puede reactivar la economía, la inversión pública del gobierno central y del regional son claves para ir en auxilio de los más desvalidos, pero para eso necesitamos su apoyo. Recuerden, no votarán para apoyar o no a Díaz, votarán para que sus representados tengan un pasar digno, en medio de una tormenta que se pronostica, será de las más duras que hemos vivido a nivel planetario.

Jorge Rivas Figueroa

Administrador Público

Licenciado en Ciencias Políticas


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes