lee nuestro papel digital

Opinión

Litio sostenible: aprovechemos la oportunidad o enfrentemos la amenaza


 Por Rodrigo Dupouy Bunster
Presidente para Latinoamérica de Sorcia Minerals

Rodrigo Dupoy

Uno de los mayores desafíos que hoy enfrentamos es la crisis climática. Es por esto que cada vez son más las empresas que cambian su manera de operar y reafirman su compromiso con el medioambiente.

Si bien en nuestro país los estándares de protección medioambiental han aumentado considerablemente, existen algunos sectores que se han ido quedando atrás, como la minería del litio. Un rezago que pesa más por la magnitud y peso que tiene la industria, especialmente en Chile.

Una de las principales razones radica en la escasa innovación para hacer más sustentable y eficiente la extracción de este mineral. La manera tradicional de obtenerlo es a través de la evaporación de la salmuera. Bajo esta modalidad, la salmuera se extrae directamente desde el salar y se deposita en grandes piscinas de evaporación, que tras un periodo de entre 12-18 meses bajo el sol, se evapora y se obtiene litio al 6%.

Existen varios inconvenientes asociados a este método: El principal es que la evaporación de la salmuera afecta el ecosistema de los salares, debido a la reducción del balance hídrico. Por supuesto, esto incide en la vida presente en el salar, ya que con la evaporación se pierden otros elementos de la salmuera como el potasio, sodio y yodo, lo que perjudica desde los microorganismos hasta el hábitat natural de especies amenazadas, como los flamencos.

Pero existen tecnologías y métodos para cambiar radicalmente esta realidad. Una es la Tecnología de Extracción Directa (DLE por sus siglas en inglés) para extraer la salmuera del salar y, a través de un método de Absorción Selectiva, obtener únicamente el litio y el cloro en proporciones mucho mayores que la evaporación, pues se puede conseguir sobre un 85% del litio disponible. El resto de los componentes de la salmuera son reinyectados casi en su totalidad al salar, preservando el balance hídrico y su ecosistema.

Y es que en pleno siglo XXI, debemos darnos cuenta que la innovación ya no es una alternativa, sino una obligación. Finalmente estamos invirtiendo en nosotros mismos, y en este contexto, el litio es un actor fundamental en la energía del futuro. Chile tiene la oportunidad de ser líder en su producción, y si no apuramos el tranco, esto se convertirá en una amenaza a nuestro potencial como país con una de las mayores reservas del mineral en el mundo.

La forma en que enfrentamos las políticas públicas sobre la extracción y desarrollo del litio está en un momento más propicio que nunca por abrir el debate y desafiar múltiples dimensiones relacionadas al rol del Estado, el próximo estatuto constitucional y la manera de alentar un mercado que demanda grados crecientes de competencia, apertura y, a la vez, desarrollo e innovación.

El litio debe ser mirado como una Agenda País, y no como un nicho de disputa entre incumbentes de años y entrantes que empujan en una fila de inmovilismo regulatorio. En 2022 se cumplen 51 años de la nacionalización del cobre, que logró disciplinar voluntades transversales en la clase política y la sociedad chilena en los 70. El litio debería movilizar una agenda igual de convocante. Aprovechemos la oportunidad o enfrentemos la amenaza de quedarnos rezagados.

Rodrigo Dupouy Bunster Presidente para Latinoamérica de Sorcia Minerals


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes