lee nuestro papel digital

Opinión

¿Debe continuar el proceso constituyente?


 Por Dr. Jorge Astudillo Muñoz., Coordinador de Investigación de la Facultad de Derecho UNAB, sede Viña del Mar.

Jorge-Astudillo-

El resultado del plebiscito dio un gran triunfo a la opción “Rechazo”, cerca del 62% del 85% del padrón electoral no apoyó la propuesta de la Convención Constitucional. En el marco de un proceso electoral democrático ejemplar la gran mayoría ciudadana se pronunció sobre la cuestión constitucional planteada por el sistema político.

En este escenario, de aplicarse literalmente el artículo 142 de la Constitución, introducido por la Ley de Reforma Constitucional N° 21.448, “si la cuestión planteada al electorado en el plebiscito ratificatorio fuere rechazada, continuará vigente la presente Constitución”. Sin embargo, considero que no es posible aplicar esta norma sin tomar en cuenta el factor político que subyace a un texto constitucional. En esta línea me parece que es necesario visualizar algunas cuestiones importantes: el plebiscito de entrada arrojó como resultado que la gran mayoría de ciudadanos estima que es necesario reemplazar la Constitución vigente. El momento constitucional para validar -en una postura que me parece legítima- la Constitución del 80´y sus reformas fue el plebiscito de entrada y en el marco de este proceso democrático hubo fuerzas políticas que se manifestaron por esta opción y perdieron. Es incuestionable que mayoritariamente el cuerpo político ha decidido que la Constitución vigente cumplió su ciclo. Por otro lado, no se puede desconocer que muchas personas que en el plebiscito ratificatorio votaron “Rechazo” lo hicieron bajo el supuesto de que el proceso constituyente continuaba para buscar una “nueva y mejor Constitución”. Tradicionalmente la derecha (en el entendido de que sus partidarios podrían querer mantener vigente el modelo constitucional actual) no ha superado entre el 40% y 45% de los sufragios, atendido esto, el 62% del “Rechazo” está conformado por miles de ciudadanos que quieren un cambio constitucional, pero que no se sintieron representados por la propuesta de la Convención y no votaron rechazo para ratificar la Constitución del 80´.

No existe espacio político para mantener la Constitución del 80´, ni siquiera con reformas más estructurales, porque ella adolece del mismo carácter del que se acusó a la propuesta constitucional, no es lo suficientemente representativa como para que se alce como un instrumento que goce de la legitimidad suficiente por el cual se fijen las reglas básicas de convivencia política. Tratar de mantener la Constitución actual es inviable políticamente, con independencia de lo que establezca el citado art. 142 de la Constitución.

El proceso constituyente debe seguir y así lo han entendido la gran mayoría de partidos políticos y corresponde a estas fuerzas políticas alojadas en el Congreso las que han de establecer los mecanismos y procedimientos que serán utilizados para ello. Esperemos que ahora no se cometan los errores del proceso anterior y se tenga en cuenta la voluntad popular, que al parecer no desea refundaciones ni experimentos constitucionales difíciles de entender.

Dr. Jorge Astudillo Muñoz, Coordinador de Investigación de la Facultad de Derecho UNAB, sede Viña del Mar.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes