lee nuestro papel digital

Opinión

Una conveniente declaración


 Por Bryan Smith.. Cientista Político

bryan smith (6)

Las coaliciones de gobierno, encomendadas por el Presidente Gabriel Boric, han realizado un acto de “buena fe” que, de no ser porque la opción rechazo lleva la delantera en las encuestas, no hubiese sido posible. Sin ir más lejos, las declaraciones del timonel del Partido Comunista, Guillermo Teillier – “no sé qué le podríamos mejorar a la nueva Constitución” – emitidas a comienzos de semana, son bastante contrarias a cualquier acuerdo, pero ante la eminente derrota hay que “tirar toda la carne a la parrilla”, incluso si esto significa ir en contra las más recientes y sinceras posturas.
Aterrizando derechamente en esta declaración de “buena fe”, nos encontramos con el primer párrafo, el cual se presenta como una tímida introducción, muy lejana a los floriturios y emotivos preámbulos de las declaraciones políticas, en un intento mediático de dar “certezas acerca de las mejoras y aclaraciones del texto y del proceso de implementación del mismo”.
Luego, en el segundo párrafo, se reitera el espíritu “aclarativo” de “dudas e interpretaciones que han buscado confundir y desinformar a la ciudadanía” acusando intrínsecamente, no solo a los cuerpos políticos de la opción contraría, sino también a todas aquellas interpretaciones que no les son afines, como si solo la presente declaración fuese la meritoria interpretación definitiva de la propuesta de la Convención.
En el párrafo siguiente, se hace mención directa a los atributos positivos que tiene la propuesta constitucional: Estado Social y Democrático de Derecho, solidaridad, ecología, niñez, derechos de las mujeres, etc. Para luego anunciar las materias a tratar.
En plurinacionalidad no retroceden, pues entienden esta estructura teórica – política, como el reconocimiento mismo a los pueblos ancestrales, justificándose en el convenio 169 de la OIT ratificado por Chile. Pero, de todos modos – y a sabiendas de que es uno de los bolsones más grandes del rechazo – hacen un compromiso a reafirmar en el papel lo que ya dice la propuesta de la convención. Nada nuevo, nada realmente comprometido. Lo mismo sucede en derechos sociales, hablando de un modelo mixto de pensiones, sin mencionar la heredabilidad de los fondos. En materia de vivienda, saltan a la propiedad privada, dejando de lado el centro de la discusión, que es si acaso las viviendas que proporcionará el Estado, serán propiedad de quien la reciba o no; en Salud y Educación, al igual que en Plurinacionalidad, la declaración tiene carácter “aclaratorio” y no de compromisos de cambio.
En materia de seguridad, se hace el compromiso a reestablecer el Estado de Emergencia dentro de los Estados de Excepción constitucional, pero no se habla de Carabineros y el carácter civil se fija en la propuesta de nueva constitución.
En cuanto a sistema político se abordan dos puntos relevantes, “la eliminación de la atribución de presentar mociones que irroguen directamente gastos al Estado” devolviendo a la presidencia la exclusividad del gasto público y la eliminación de la reelección presidencial inmediata. No se aborda el debilitamiento de las regiones en el poder legislativo.
Por último, la mención del poder judicial, se compromete en dos temas: reestablecer la nomenclatura de “Poder Judicial” y un ligero compromiso en “revisar la composición del consejo de justicia para asegurar su integración por una mayoría de jueces”.
Cada quién podrá hacer su propio análisis de esta conveniente declaración de buena fe “Unidos y unidas para aprobar una nueva constitución”, pero es innegable su languidez. Y haciendo la siempre incomoda comparación, la declaración “Una Nueva Constitución para Chile. Compromisos de ChileVamos con una Casa para Todos” es mucho más atractiva, más extensa, más ordenada y aclaratoria respecto a las posiciones de dicha coalición.
Bryan Smith
Cientista Político


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes