lee nuestro papel digital

Opinión

Vamos a “emparejar la cancha”


 Por Jorge Rivas Figueroa. Administrador Público - Licenciado en Ciencias Políticas

Jorge-Rivas-alcalde-de-Mulchen (1)

El uno de agosto se renovó oficialmente y por dos años más la declaración de Zona de Rezago de la Provincia de Arauco, la medida fue aplaudida, pero dejó en “veremos” la misma declaración para la Provincia de Biobío.

De 14 comunas de Biobío, 13 más la zona rural de la capital provincial están a la espera de un nombramiento que podría ayudar a “emparejar la cancha” en cuanto al desarrollo de los territorios y por extensión y lógica al desarrollo de nuestros vecinos y vecinas. Pero el anuncio no llegó y por eso debemos levantar la voz, porque hay que ser claro, el que no levanta la voz, simplemente no es escuchado.

Nuestro gobernador, Rodrigo Díaz, el Consejo Regional y parlamentarios como la diputada Joanna Pérez y el senador, Gastón Saavedra nos han acompañado en esta “cruzada” que da cuenta del respeto que sostienen, desde sus cargos, al mandato soberano. Lo mismo hemos hecho desde AMRBB.

Es bueno recordar que durante la primera semana de abril, los consejeros mandataron a Díaz para defender en La Moneda, frente al subsecretario del Interior Manuel Monsalve (conocedor de la zona como diputado por el distrito 21) la renovación para Arauco, el nombramiento de Biobío y la inclusión de Florida, Santa Juana y Hualpén, pero la respuesta aunque fue positiva para Arauco, dejó en espera a Biobío y a las tres comunas de Concepción.

Por lo mismo, cuando el subsecretario de Desarrollo Regional, Miguel Crispi hizo el anuncio para Arauco y nos dejó fuera, nuestra reacción fue inmediata y comenzamos las gestiones para intentar una declaración que no se puede extender más allá de último trimestre de este año, como resultado de un trabajo exhaustivo que, recordemos, comenzó en enero.

No solo se trata de recibir más recursos, se trata de tener una mirada distinta sobre la desigualdad productiva de los territorios, se trata de ser justos en la distribución de recursos y programas que mejoren la calidad de vida de los vecinos y vecinas.

Basados en cada realidad local, no es lo mismo Alto Biobío que Santa Juana, ambas como ejemplo de las comunas rurales alejadas de la realidad céntrica y de los polos productivos de cada región. No es lo mismo Mulchén que Tucapel, por eso aquí estamos pidiendo en el marco de las instituciones democráticas, que se nos escuche y que se termine con historias de desigualdad y excesivo asistencialismo. Necesitamos y queremos ser un aporte al desarrollo de las regiones y país y para eso levantamos la voz, porque ser “Zona de rezago” es dar el primer paso para el crecimiento que deseamos, para la estabilidad que deseamos, para entregar las mismas alternativas que en la ciudad, a nuestros vecinos y vecinas.

No es extraño que la suma de todas las fuerzas políticas nos lleve a lograr nuestros objetivos, tampoco es extraño que nuestras vocaciones democráticas nos obliguen a llevar al poder central las demandas de nuestros vecinos y vecinas, exigencias que nacen desde la cordillera y que atraviesan nuestras cuencas y que ya son escuchadas en el Palacio de Gobierno.

La difícil situación económica que enfrenta el mundo post pandemia y la guerra de Rusia con Ucrania, han puesto al mundo, a nuestro país y por extensión a nuestra región en un muy mal pie de cara a 2023.

Sabemos que en el próximo año y  en los que vienen las cifras de las economías locales serán rudas, pero eso no implica que bajaremos los brazos, pues si es necesario volveremos a llegar a la casa del Poder Ejecutivo y pediremos una vez más, con todos los fundamentos requeridos, ser “Zona de Rezago” o “Zona de Desarrollo”, como buscarán llamarle en el corto plazo.

Jorge Rivas Figueroa

Administrador Público – Licenciado en Ciencias Políticas


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes