lee nuestro papel digital

Opinión

¿Valora el mercado laboral una segunda carrera?


 Por Paola Salas Daza. Directora de carrera Ingeniería Comercial Universidad Santo Tomás Los Ángeles

foto-paola-salas-3

El mundo laboral es cada vez más competitivo. Los y las profesionales de hoy lo saben, por lo que complementar y mejorar la formación académica es un desafío que la mayoría evalúa una vez terminada primera carrera. Las opciones son múltiples, existen programas de especialización como cursos o diplomados, postgrados o estudiar una segunda carrera; las instituciones de educación superior tienen una amplia oferta para quienes están en esta búsqueda. Pero primero es importante tener en consideración la dedicación que el profesional está dispuesto de entregar a esta nueva instancia de formación y, en segundo lugar, qué es lo que el mercado laboral valora en los candidatos de los procesos de reclutamiento y selección donde se quiere participar.

Para quienes están pensando en estudiar una segunda carrera en la misma área de conocimiento, ésta se presenta como una oportunidad de articular los aprendizajes de una carrera profesional hacia una universitaria, y desde el punto de vista del mercado laboral los beneficios son múltiples. Esto porque los profesionales adquieren una mirada más integral de los procesos, valoran mucho más la interdisciplinariedad en las organizaciones donde se desempeñan y son capaces de complementar su experiencia laboral adquirida en su primera carrera con los nuevos aprendizajes. Todo lo anterior favorece el desarrollo de la carrera profesional y las aspiraciones a más y mejores oportunidades laborales.

Estudiar una segunda carrera es también un proceso con mayor valoración interna por parte del propio profesional, hay más madurez que en la primera oportunidad y las instancias de aprendizaje se aprovechan mucho más, por lo que existe mayor desarrollo de las nuevas competencias aprendidas para ponerlas en práctica en el mundo laboral.

Además, estudiar una segunda carrera es un desafío que favorece el desarrollo de habilidades blandas como la empatía, el liderazgo, el trabajo en equipo, la creatividad, la capacidad de adaptación y resolución de problemas, todas estas se ven potenciadas y también son un factor relevante para el mercado laboral al momento de seleccionar nuevos colaboradores.

En este contexto el programa de continuidad de estudios de Ingeniería Comercial en la Universidad Santo Tomás es una alternativa altamente valorada para los profesionales del área Administración y comercio, puntualmente en la sede Los Ángeles tiene tres versiones a la fecha con muy buenos resultados. El programa tiene una duración de dos años, en modalidad vespertina y parte de sus asignaturas son en formato semipresencial, lo último favorece la conciliación entre lo familiar, lo laboral y los estudios.

Los ingenieros e ingenieras comerciales de la UST están formados para agregar valor en su ámbito de desempeño con una sólida formación en ciencias de la administración, pudiendo desempeñarse en todo tipo de organizaciones o en su propio emprendimiento, en este último caso se entregan herramientas durante todo el proceso formativo para concretar la idea de negocios. Con un plan de estudios actualizado que contempla los desafíos del análisis de datos y gestión de la información, la innovación de negocios y las competencias con orientación al logro y la autogestión, la carrera busca que sus profesionales contribuyan al desarrollo de la región y del país, entregando las competencias que los futuros profesionales necesitan y el mercado laboral valora. 

Paola Salas Daza

Directora de carrera Ingeniería Comercial

Universidad Santo Tomás Los Ángeles


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes