lee nuestro papel digital

Opinión

El puente de plata a lo posible


 Por Luis Rozas Mardones, psicólogo.

Luis Rozas Mardones

Hoy, te quiero hacer transitar por una energía poderosa y a su vez misteriosa, que vive en ti, que cuando todo pareciera cuesta arriba puede aparecer para cambiarlo todo. Por eso te pregunto, cuál puede ser ese escape, esa fuerza para salir de los problemas, que nos permite  llegar a donde queremos. Tal como se ha dado a lo largo de la historia, la respuesta es “soñar”; sí, imaginar cosas o sucesos, tal vez personas que nos pueden transportar a estados de felicidad, parece fácil y en realidad lo es, si te empeñas en ello.

Nuestra mente es muy poderosa y al igual que un trozo de plastilina, si somos hábiles y trabajamos en nuestro autoconocimiento, podremos moldear de tal forma nuestra autoestima a conveniencia, siendo ello, precisamente la base de nuestros sueños y el fármaco perfecto e invisible, para encontrar el bienestar que estamos necesitando.

Por eso, cuanto tu vida se ponga difícil y te encuentres encerrado en un círculo, sin salida aparente, cuyos muros se ven tan altos e imponentes, que desaniman, te invito a soñar…a soñar para volar, para transportarnos así livianos a donde podríamos estar mejor, con unas alas que solo tu mente puede imaginar.

Pero para qué volar… yo creo que volar para creer, para convencerte a ti mismo de que si eres capaz de transformar ese sueño en realidad, para valorar “te”, apreciar tus virtudes, por sobre tus carencias, creer en que sí es posible, creer en ti.

Pero si crees en tu vuelo, sueñas para volar, vuelas para creer y entonces vendría la pregunta, para qué creer… simplemente pienso que tienes que creer para crecer, para sumar sobre ti mismo y depender en tu ascenso de nadie más que tu propio ser para concretarlo… ¡vamos, sí se puede!

Pues finalmente, si sueñas para volar, vuelas para creer, crees para crecer, hacia dónde te llevará el crecer… nuevamente la respuesta es simple… crecer te llevará a lograr. Nada es imposible si tú lo crees y decretas de ese modo, la fuerza de lo posible  está contigo, lo que ocurre es que tal vez estés tan metido en los problemas, que no logras verlo.

Por eso te invito a dar el paso, tú sí puedes, nada te lo impide, el horizonte lo dibujas tú, por eso y terminando la frase, solo te puedo decir a ti, que estás en esa duda, no te atreves o piensas que no resultará, acuña la siguiente secuencia… “sueña para volar, vuela para creer, cree para crecer y crece para lograr”, tú puedes hoy, podrás mañana y podrás siempre.

Finalmente, sólo me resta decirte que el futuro pertenece a aquellos que, sin dudar, creen en la belleza de sus sueños. Nunca dejes de soñar, si pones tu alma y tu corazón en un sueño, nada ni nadie podrá impedir que lo hagas realidad. Así, deseo y afirmo positivamente que eso que estás pensando se cumpla, trayéndote la felicidad que te mereces, hoy puede ser complicado… pero mañana solo será el recuerdo de todo lo que sí eres capaz de hacer. ¡¡Que tengas un maravilloso día!!

Luis Rozas Mardones, psicólogo.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes