lee nuestro papel digital

Opinión

Hazte cargo


 Por Luis Rozas Mardones, psicólogo.

Luis Rozas Mardones

En esta ocasión, quiero compartir una breve reflexión, acerca de una de las cualidades más importantes en una persona, me refiero a la responsabilidad, esa virtud tan escasa en estos días, pero que lleva sin presiones a un sujeto a cumplir, por propia iniciativa con sus deberes, todo esto mucho antes que exigir sus derechos.

Una persona, que se tache de responsable, debe esgrimir una conducta caracterizada por tomar decisiones de manera consciente, asumir las consecuencias de estas y responder ante quien corresponda y aprendiendo concienzudamente de ello.

En el trabajo clínico, procrastinar, que  trae  intrínsecamente  el aplazar una obligación,  es muy habitual, tomar palco, dejando que las cosas ocurran por inercia, por la acción de otro y no la propia, se ha hecho muy cotidiano, llevándonos incluso culturalmente a tender a bajarle el perfil a los actos de terceros, como cómplices pasivos, que fomentan conductas que reprochamos en privado, pero callamos en público.

Siguiendo esta misma línea, a ti que lees estas palabras, te llamo no a preocuparte, sino a ocuparte de que tus actos hablen más que tus palabras, además de que ellos sean consecuencia entre lo correcto y lo justo ya que tus palabras dicen lo que pretendes ser, más tus acciones dicen lo que realmente eres.

La responsabilidad es algo más que ser un buen ejemplo para otros, es dar lo mejor de nosotros a diario, sin esperar nada a cambio, más que la propia satisfacción de haber vivido en consonancia, por eso debes asumir la responsabilidad de lo que haces o dejas de hacer. No siempre podrás cambiar las circunstancias de la vida, las estaciones o el viento, pero puedes intentar cambiarte a ti mismo e influir positivamente a tus cercanos.

Entre otras, una forma de hacerse responsable es aceptar la crítica ajena, acudir a terapia si es necesario (aunque siempre es bueno pasar por el psicólogo), con la única finalidad de entregar la mejor versión de ti mismo, siendo empático con tu entorno y responsable de todo lo que sea parte o rodee nuestra naturaleza humana.

Así, hilvanando ideas, quiero tomar las palabras del fallecido empresario norteamericano, Jhon D. Rockefeller, quien dijo en una ocasión; “cada derecho implica una responsabilidad; cada oportunidad una obligación, cada posesión un deber”, por ello seamos concretos y usemos el menos común de los sentidos, el sentido común, para una responsable convivencia social.

Por eso mi mensaje es precisamente para ti, no te pierdas en el camino, sé responsable de tus palabras como de tus actos, habla con honestidad, di sólo la verdad, no inviertas tu tiempo y energía en hablar mal de otros o hacer menos a los demás. Esto, sin duda,  construirá un mundo mejor, más lleno de certezas, no de incertidumbres, ya que ocurra lo que ocurra, toma la responsabilidad.

Para finalizar esta breve prosa, sólo te llevo al campo de la reflexión, agregando que no puedes escapar de la responsabilidad del mañana, evadiéndola hoy, ya que ella es un regalo que te das a ti mismo, no una obligación. ¡¡Que este día, como también tus días venideros, sean maravillosos y plenos!!


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes