lee nuestro papel digital

Opinión

Nuevos líderes gremiales locales


 Por Mario Ríos Santander

MARIO-RIOS-10-1-499x576 (2)

Hemos manifestado en reiteradas oportunidades, que los pueblos latinos en general y los chilenos en particular, responden a líderes más que ideas. De ello se desprenden centenares de ejemplos que afirman esta cuestión sociológica tan propia de nosotros. Tal hecho,  sin la información amplia y permanente que tienen la totalidad de los habitantes de esta tierra, era absoluto. Lo que el líder dijo es y punto. No había más discusión. En cambio hoy, sin desaparecer este liderazgo, hay cuestiones que se suman para  conformar una respuesta hacia los dirigidos más acorde y algo más profunda sobre cuestiones de interés local. Así por lo demás, surgió el afán de la regionalización la cual, siguió a sus líderes, pero agregó, cierta obligación local en el proceder. Es decir, Santiago en nuestro caso, es muy atractivo, “pero respetaremos lo que aquí se haga y no lo que allá se diga”.

Y así ocurrió con uno de los mayores problemas de nuestra historia reciente que sumaron dos cuestiones elementales: El conflicto mapuche con la necesidad laboral del transporte. Líderes que dicen representar un anhelo ancestral, propio de la naturaleza de su pueblo, descubrieron que lo más práctico era quemar los camiones. Así lo hicieron. De ello resultó lo  impresentable en el debate nacional. Santiago mezcló motivos para detener tal cuestión, con otros asuntos de política pública, logrando extender el asunto a cuestiones ideológicas, enredadas, racionalistas en extremo, mientras tanto, disparaban sobre choferes, quemaban maquinarias destinadas a cargar camiones, más camiones, en fin, caos completo. Hasta que surgió un líder local que levantó la voz y a la invitación de concurrir a la Moneda respondió: “Queremos conversar, pero aquí, en Los Ángeles”. Y le dijeron que sí. Y de no imaginar, Los Ángeles se convirtió en el centro nacional de la más importante resolución: Estado de Excepción en la región de La Araucanía y en las provincias de Arauco y Biobío. Gremios y políticos nacionales, habían fracasado, el liderazgo volvía a la base, ahí estaba el conflicto. Se extiende la información de lo acontecido y diversas Asociaciones de Transportistas, desde Arica a Punta Arenas, comienzan a responder a un nuevo punto geográfico: Los Ángeles. Y esto no era una casualidad. Es aquí donde se concentra el mayor número de camiones de Chile. Millones de viajes anuales en madera y otras cargas de nuestro desarrollo. Las carreteras se repletan de equipos de alto valor industrial, choferes que se deben cuidar, viajes proteger. Los líderes locales, adquieren una impronta nacional y también una responsabilidad desconocida por su magnitud. Pero, lo están haciendo bien, muy bien. No los conozco a todos. También he sabido que son muchas las áreas que los reúnen: forestales, carreteras, líquidos, otros.  Duqueco a su vez, comienza a ser parte del lenguaje periodístico, algo así como el centro neurálgico del transporte. Uno de sus dirigentes, Freddy Martínez, me confiesa que “los dirigentes, están unidos. Los forestales, muy importante, han liderado muchas acciones. Los hemos apoyado y será aquí en Los Ángeles donde se ubicará prontamente un Centro Nacional del Transporte. El subsecretario del Interior, Monsalve, así también lo ha entendido”. Todos locales. Bien. Han nacido los líderes que esperábamos.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes