lee nuestro papel digital

Opinión

La solidaridad es uno de los caminos para el Bien Común


 Por Jorge Rivas Figueroa Administrador Público Licenciado en Ciencias Políticas

Jorge-Rivas-alcalde-de-Mulchen (1)

La madrugada del 27 de febrero de 2010 la vida de los chilenos volvió a cambiar producto de las manifestaciones de la naturaleza, el terremoto y posterior maremoto que afectó al continente también destruyó los sueños de la Isla Juan Fernández.
16 personas murieron, el colegio desapareció y el único gimnasio de la isla fue totalmente destruido por el mar. El edificio de los alumnos aún es un container.
Esa fue la primera historia que me contó el alcalde de Juan Fernández, Pablo Manríquez, con quien acabamos de firmar un convenio de colaboración que nos obliga a manifestar nuestra máxima solidaridad para apoyar a más de mil chilenos que hoy viven, literalmente aislados, y de quienes esperamos la reciprocidad tan deseada por ambos.
Los mulcheninos hemos decidido ser parte de ellos y ellos de nosotros a través de un convenio que nos permitirá llevar el deporte, la cultura, la educación y todo lo que podamos (y viceversa). El norte es la solidaridad, nos mueve el sentimiento de ser un municipio que también ha sufrido y que hoy se siente con el compromiso y la obligación de apoyar a quiénes realmente lo necesitan.
Cuando decidimos firmar el convenio de colaboración desinteresada con Quilaco pusimos a disposición de uno de los municipios más pobres de Biobío todo, absolutamente todo, desde una máquina hasta profesionales, incluso nuestra farmacia popular.
Cuando se apoya, se hace desinteresadamente y pensando en el Bien Común de comunas que de una u otra forma han sido olvidadas por el Estado y toda una maquinaria que ha abusado de sus recursos naturales sin considerarlos siquiera zona de rezago.
De forma paralela la Asociación de Municipios de la Región del Biobío ha incentivado el apoyo de “los más grandes” a “los más chicos” con la idea de “emparejar la cancha” desde la base y no desde las cúpulas.
Cuando supimos que Juan Fernández sólo tenía convenios con tres comunas de su provincia, pensamos y por qué no, si a nosotros también nos han ayudado; y por qué no si son chilenos como nosotros; y por qué no si el Estado no ha cumplido con ellos y por qué no, si también tenemos mucho que aprender de ellos, de su cultura, de su vida, de su amor por el planeta.
Es más fácil negarse a brindar apoyo, para algunos incluso es más fácil ser ciego y negar la pobreza del vecino, del amigo y del hermano antes de ir a apoyarlos y créame, el egoísmo de algunos supera todo hecho real a tal punto que cuesta creer cuando exponen argumentos que justifican su egoísmo, olvidado por completo el concepto de solidaridad.
Cuando decido contar parte del trabajo como alcalde y como miembro de la AMRBB, lo que busco es que Usted sepa que ningún ciudadano debe sentirse solo, que el deber de todo hombre y mujer que se dedique a la política es buscar todas las alternativas que nos lleven por el camino de la igualdad, que nos conduzcan hacia ese anhelado Bien Común del que muchos hablan y que poco conocen.
El norte de los mulcheninos, a quienes doy gracias por su confianza, es ese, apoyar y ser solidarios pues tenemos la gracia de tener una comuna que ha crecido considerablemente en los últimos años.
Hemos creado un equipo de trabajo que sigue luchando por obtener lo mejor para nosotros, pero que ha entendido que debemos ir en apoyo de aquellos que también lo necesitan y que también vieron cambiar su vida la madrugada de un 27 de febrero que aún está fresco en nuestras memorias.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes