lee nuestro papel digital

Opinión

En estos días, otro joven asesinado


 Por Mario Ríos Santander

MARIO-RIOS-10-1-499x576 (1)

En aquella tarde del mismo día que el Concejo municipal votaba una iniciativa del Alcalde, consistente en construir una Pileta “contemplativa”, los sicarios se anotaban un nuevo asesinato.
Al día siguiente, se iniciaba una campaña, ya conocida, para la construcción del Estadio de Heller. El Gobernador se comprometía hacer ver a la Ministra del Deporte tal cuestión, asumiendo la responsabilidad de, “poner lo que faltare con fondos que hay disponibles en el Gobierno Regional”. Supuse que ya le habían consultado a los Consejeros Regionales o el Gobernador, estimando que ningún Consejero se iba a restar de tal acuerdo. Un rechazo, “lo cuelgan” en Los Ángeles. Los profesores de la Escuela Alemania, piden un techo, gimnasio para los niños. El invierno duro y húmedo no tiene contemplaciones con los estudiantes de esa Escuela. No tienen lugar para guarnecerse de la lluvia ni del frío. Esto de la Pileta “contemplativa” y ahora el Estadio, sin ningún apoyo para el techo de sus niños, los puso nervioso. Un apoderado de la Escuela, señaló que “El Alcalde y los concejales que quieren contemplar el agua, es mejor que las contemplen en el Quilque y la plata de esta pileta, la envían a la Escuela. Al menos, financiar el techo que sea…”.
Pero, no dejemos de lado el “sicariato de Los Ángeles”.
Nada es más delicado que acostumbrarse a lo negativo. Hoy quemar un camión o veinte de un viaje, no resulta ser noticia. Gravísimo que esto ocurra y mucho más que el Ejecutivo no tome medidas. Tienen en la cabeza el absurdo de no “sacar a los militares de sus guarniciones”, como si los uniformados no fueran chilenos. Se les viene a la cabeza el Régimen Militar. Sienten pavor que la gente descubra que en general fue un buen gobierno. Y eso no, el militar no debe ser nada para nadie. Entonces, sigamos matando, asesinando y quemando camiones y otras maquinarías, casas, hoteles iglesias. Es mejor que la Izkia siga mostrando sus pechugas y Monsalve, en realidad el verdadero Ministro, se las arregle como pueda. Todo esto es así. Pobre Chile, como lo zamarrean y ocultan su dignidad.
Mientras tanto la Convención, sigue feliz, convencida de su labor mesiánica. Todos los que piensan distinto son tontos. Sin embargo, hay que reconocerles algo que parecía imposible. Unió a José Antonio Kast con Eduardo Artés. Ambos votarán en contra de lo que ha acordado hasta ahora la Convención Constitucional. Toda una epopeya. ¿Habrá otro país en el mundo que una a personas tan distintas en un mismo afán político? No, esto lo logran los convencionales que están convencidos que los están haciendo de maravillas. Recuerdo las marchas por una nueva constitución. Tengo grabada la imagen de los políticos locales. Entusiasmados con las marchas salieron a gritar contra el gobierno de turno. A uno de ellos, lo pifiaron y tuvo que retirarse. Pero se dio el gusto de vociferar.
En suma, sicarios, jóvenes asesinados, niños sin techo, aguas “contemplativas” estadio nuevo, (¿y llegarán los aviones al aeropuerto?), todo un “programa” dramático. ¿Y qué ocurrió con las casas mal construidas en la villa Manso de Velasco? A esos vecinos no hay que dejarlos solos. Hay que utilizar las herramientas legales y administrativas que el municipio tiene. No hacerlo, es dar vuelta la espalda a quienes, repletos de sueños, llegaron a su vivienda, la misma que ahora está averiada.
En realidad, hay mucho que hacer,

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes