lee nuestro papel digital

Opinión

Es preocupante la inoperancia del Estado


 Por Jorge Rivas Figueroa Alcalde de Mulchén, Vicepresidente AMRBB

Jorge-Rivas-alcalde-de-Mulchen (1)

En 2006, los estudiantes secundarios de Chile dejaron las salas de clases para exigir en las calles, entre otras cosas, una educación de calidad. A esas/os alumnas/as de uniforme, se sumaron los universitarios, encabezados entre otros por el actual gobierno y el Presidente, Gabriel Boric.
No es gratis el recuerdo, pues la reflexión que nos convoca hoy nos lleva a pensar que estamos en el momento de materializar esas demandas. Nuestro Jefe de Estado es el responsable de dirigir al país y si bien, las decisiones no las puede tomar arbitrariamente por la separación y contrapeso de los poderes del Estado, lo cierto es que hoy, los chilenos queremos ver cómo se plasma en la realidad una revolución comenzada hace 16 años.
Si bien la tarea es larga, me quiero detener en los problemas que genera para un municipio la mala educación que han recibido los chilenos a lo largo de una historia que ha querido ser cambiada desde que tengo memoria, pero seamos honestos, históricamente la clase gobernante ha preferido tener una masa mal educada que fue capaz de sobrevivir a las extensas jornadas de trabajo en el campo, en la pampa norteña y en la ciudad, todo en aquellos años post revolución industrial (casi todo el Siglo XX), masa no ilustrada que hoy permanece sumida en un consumo desgarrador que mantiene a la población endeudada y trabajando por extensos períodos para pagar aquello.
Conocido el origen y entendiendo que no es culpa de los chilenos las falencias en sus procesos educativos obligatorios volvamos a lo nuestro.
A modo de iniciar un proceso de Educación Cívica – cada uno de los 345 municipios y 346 comunas – que comience en Mulchén y Biobío, los primeros pasos que debemos dar los alcaldes para que nuestros vecinos sepan de qué estamos hablando, es decir cómo se define en la Ley 18.695 el concepto Municipalidad, así se entiende que “son corporaciones autónomas de derecho público, con personalidad jurídica y patrimonio propio. Su principal objetivo es satisfacer las necesidades de la comunidad local, asegurando su participación en el progreso económico, social y cultural”.
En estas letras se aclara la esencia de una relación fundamental, pues un municipio no solo es la primera puerta de acceso al Estado, sino que es el “padre o madre” al que todo vecino llega a exigir calidad de vida, pasando por un lugar donde son escuchados hasta uno donde se pagan permisos locales. Es una síntesis, obviamente las labores son más.
Con eso claro, es bueno decir que el/la alcalde/alcaldesa, no es el/la responsable del funcionamiento de un hospital, tampoco de resguardar la seguridad de la ciudad; un/a alcalde/sa tampoco es el/la responsable de construir un puente o mejorar carreteras, eso es responsabilidad del Estado a través de instituciones como el Ministerio de Salud, del Interior (policías), Obras Públicas y otros, lo que no quita que el buen funcionamiento de todo eso y más, sea una de las principales preocupaciones de un municipio, es decir nos preocupa la inoperancia del Estado.
Con el mismo fin, es bueno recordar a modo de síntesis, que la separación de poderes del Estado permite la existencia de un poder Ejecutivo (Presidente que es Jefe de Gobierno y a la vez Jefe de Estado), un poder Legislativo (parlamento con diputados fiscalizadores del Ejecutivo y con dos cámaras responsables de legislar) y el Poder Judicial (encargado de administrar justicia).
Si nuestro Estado, esta vez administrado por Gabriel Boric, fomentara y entregara una buena Educación Cívica, los alcaldes y alcaldesas no nos preocuparíamos de esos puntos y concentraríamos aún más nuestros esfuerzos en lograr una mejor calidad de vida de nuestros vecinos, nos preocuparíamos más de alcanzar el Bien Común en nuestros territorios y como ya lo he dicho antes en este espacio, la suma de todos los “Bien Común”, dará por extensión el Bien Común de toda la Nación.
Mi compromiso como alcalde es comenzar, al menos desde esta tribuna un proceso educativo para mis vecinos del Biobío, un lugar donde conozcan cuál es el verdadero rol de las municipalidades, del alcalde y su concejo y si bien, ese es rol del Estado, lo cierto es que debemos ser colaborativos y cooperar con un gobierno que se ha presentado como accesible para todos.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes