lee nuestro papel digital

Opinión

Nuestros tres grandes enemigos


 Por Bryan Smith. Observa Biobío

bryan smith (6)

Muchos son los problemas que nos agobian a nivel continental. El extractivismo, la delincuencia, la inestabilidad económica, la desigualdad, la falta de oportunidades, la mala calidad de los servicios sociales, la inflación, la discriminación, la violencia contra la mujer, etc. Pero si pensamos en términos globales, podemos remitir estos y muchos más problemas a tres grandes ejes, los cuales podríamos definir como los tres grandes enemigos de Latinoamérica.

Estos tres grandes enemigos son; la corrupción, el narcotráfico y la crisis de identidad y, aunque para mucha gente aún no es tan evidente, retrasan el desarrollo y el saneamiento de las injusticias que sufre nuestra gente.

Comencemos por abordar la corrupción: si bien la corrupción no es patrimonio de funcionarios y funcionarias públicas o de personas acaudaladas, ya que, un acto corrupto es todo acto que vaya en contra de las normas culturales y/o legales, las acciones de corrupción cometidas por agentes públicos o por personas especialmente acaudaladas perjudican no solo a cantidades importantes de personas, sino también dañan la fe pública en las instituciones y la confianza interpersonal, por lo tanto, de no ser sancionadas con especial severidad, socaban la columna vertebral de las relaciones humanas, la confianza, y es justamente este flagelo el que tiene afectada a Latinoamérica, la impunidad de los poderosos.

Por otra parte, tenemos los carteles más grandes del mundo, debido a la falta de vigilancia otorgada por los acuerdos ilícitos entre narcotraficantes y representantes de los poderes políticos que facilitan el cultivo y el tráfico, pasando por nuestros puertos, creciendo en nuestros campos, a vista a paciencia de Estados y funcionarios públicos comprados por el dinero y el temor, la expresión misma del matrimonio entre corrupción política y el narcotráfico.

Y luego tenemos una sociedad que aún no logra definir su naturaleza, fomentando odios injustificados de naturaleza racista, xenófoba, discriminadora y machista. Obviando que la naturaleza latinoamericana, y de prácticamente toda la humanidad, es una naturaleza mestiza, venidera de siglos de invasión colonial, pero incluso anterior a eso, venidera de milenios de cruce entre tribus, desde la etapa más primitiva de nuestra humanidad.

Entonces tenemos un continente rendido ante el poder del narco, desprotegido por la corrupción de los poderes políticos, frente a una ciudadanía que no logra auto reconocerse a sí misma como lo que somos… difícil tarea nos espera.

Estos problemas son graves y debemos abordarlos. Necesitamos castigar con especial severidad la corrupción, alejar a nuestros niños y niñas de la droga, combatir a los narcos con toda la fuerza necesaria y reconocer la riqueza de nuestra identidad, antes de que sea demasiado tarde, antes de que se nos ganen nuestros tres grandes enemigos.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes