lee nuestro papel digital

Opinión

Bienvenido Presidente, ahora a descentralizar


 Por Jorge Rivas Figueroa. Alcalde de Mulchén Vicepresidente AMRBB

Jorge-Rivas-alcalde-de-Mulchen (1)

Una nueva historia comienza a escribirse en el inicio de un marzo distinto, el Presidente de La República más joven desde los inicios de nuestro Estado ha asumido un mandato que no solo estará marcado por los grandes temas de su primer discurso en La Moneda, sino por la esperanza de todo un país que ha creído en el desarrollo de lo local como el motor de una reactivación, de todo tipo, post pandemia.
Si bien es cierto la educación, la economía, las pensiones, la delincuencia y los problemas con nuestros pueblos originarios marcaron un discurso que esbozó los lineamientos de los primeros 100 días de gobierno, también se habló de Derechos Humanos, de las madres esforzadas de nuestra patria, de los artistas, los dirigentes sociales y de una clase media que ha soportado al país en sus hombros desde la vuelta a la democracia, una clase trabajadora y esforzada que conozco bien y que ha sacrificado generaciones en post de un Estado justo.
Si bien es cierto, los ojos están puestos en las promesas de campaña, aquellas donde el Poder será capaz de bajar al pueblo para presentar autoridades cercanas y empáticas, los cierto es que quienes vivimos apartados del centro tenemos fe y esperanza en que las cosas van a cambiar para nosotros y ya no seremos el patio trasero de nada ni de nadie.
Si bien, en su primer discurso a todos los chilenos, la descentralización y el desarrollo de lo local no estuvieron presentes, lo cierto es que en sus palabras de apoyo a la Convención Constituyente radica toda nuestra esperanza en las atribuciones y empoderamiento que se puede dar a las comunas, provincias y regiones en contraposición a un poder central y absoluto que ha dado claros ejemplos de ser ineficiente, básicamente, por el desconocimiento del territorio y por la aplicación de políticas públicas – en todas las áreas – implementadas desde un centro que no fue capaz de ensuciar sus zapatos con el barro de nuestros inviernos y el polvo de nuestros veranos.
Tenemos fe, por qué no debemos perderla, tenemos esperanza porque así nos criaron nuestros padres, abuelos y ancestros. Es Chile creyendo en un Presidente distinto, en uno que ha llegado desde el sur, un mandatario que ha marchado y que ha encabezado un proceso histórico donde las antiguas cúpulas del poder han quedado diezmadas dando paso a una nueva generación de representantes nacida en los extremos y que, en el pasado, fue desplazada por las clases políticas que se olvidaron de las bases, a tal punto de ser las responsables del recordado y muy presente “Estallido Social”.
Al escribir estas líneas llenas de esperanza debo ser claro, deseo lo mejor para el Presidente Gabriel Boric y así como él lo ha manifestado, yo también quiero lo mejor para mi país y para todos mis vecinos de Biobío, pero sobre todo quiero ser claro en que esperamos con paciencia los indicios que nos permitan reconocer un trabajo que obtenga avances en materia de descentralización.
La región del Biobío con sus tres provincias ha sido llamada a ser pilar de la reactivación económica nacional y eso puede tomar aún más fuerza si el Presidente guía los pasos descentralizadores, pues solo quienes vivimos en este territorio somos capaces de entenderlo, vivirlo, amarlo y cuidarlo bajo una mirada sustentable de desarrollo que implique más vida, más equidad en todos los temas y por cierto, más justicia para todos los rezagados.
Presidente, sea Usted bienvenido, ha tomado un gran desafío y nosotros lo hemos respaldado, no nos olvide.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes