lee nuestro papel digital

Opinión

Día internacional de la mujer, la deuda que aún no pagamos


 Por Jorge Rivas Figueroa. Alcalde de Mulchén, vicepresidente de AMRBB

Jorge Rivas, alcalde de Mulchén

Hace un año me daba a la tarea de escribir en esta tribuna sobre los orígenes de la conmemoración del Día Internacional de la mujer y, aunque los hechos son más bien tristes, lo cierto es que aún seguimos en deuda y aún escuchamos en los pasillos como se “celebra” a las mujeres.
Dentro de las labores de todo gobernante está educar y a ese punto quiero llegar cuando digo que conmemoramos el sacrificio de las textiles de Nueva York que perdieron la vida defendiendo la dignidad de la mujer y como siempre, sin egoísmo, la de esos niños que eran obligados a trabajar en condiciones inhumanas.
La historia siempre nacerá a partir de una mujer (de hecho, la palabra es femenina) y no se trata solo de reconocer que debieron haber tenido derecho a voto y haber ido a estudiar a la par con los hombres desde el mismo día en que todo existe, se trata de pedir perdón como sociedad.
Una sociedad moderna pre y post revolución industrial que encontró en nuestras madres una mano de obra barata a la que valía la pena mantener en la ignorancia, sin poder y agotadas por el bien de la productividad y quizás por lo mismos fueron las ideologías socialistas las que primero alzaron la voz para pagar con sangre la igualdad, pedida a gritos, por las mártires textiles.
En el primer cuarto del Siglo XXI, no solo nuestro país sufre las transformaciones propias de un movimiento feminista que no solo ha reinstalado el tema de la desigualdad, sino que ha logrado empoderar a sus líderes a tal punto que, por ejemplo, nuestro país presentará el primer gabinete de la historia con mayoría de mujeres, bajo el mandato de un hombre, el que ha dicho incluso que su administración será un “gobierno feminista”.
La vida nos ha enseñado que todos somos iguales, que nos existen diferencias intelectuales entre un hombre una mujer. Con la sabiduría de los años hemos entendido las atrocidades que se han cometido como sociedad y con esa misma sabiduría debemos convencer a los más retrógrados que la mujer está capacitada para liderar empresas, del tipo que sean, desde una compañía textil hasta la administración de un Estado, como lo hiciera dos veces Michelle Bachelet.
El feminismo asumido por los hombres y por el futuro gobierno apunta a crear las condiciones de igualdad, desde el mismo comienzo de la vida, creando inclusión y dando las mismas oportunidades a niños y niñas, luego la llamada selección natural seguirá su procesos, pero es el deber de nosotros, los gobernantes es “emparejar la cancha”.
Las demandas de la identidad de género ya están expuestas, desde toda administración los líderes han comprendido los errores que se han cometido a lo largo de una historia de abusos e inequidades, pero lo cierto es que las cosas han tomado un rumbo nuevo y, claramente, deben cambiar, porque todos hemos crecido y hemos aprendido de esos errores.
Cuando veo a mi madre y a mis hermanas analizo las injusticias que se cometieron con ellas y con todas las madres y hermanas de cada uno de nosotros y pienso que es mi deber como líder político terminar con esos abusos desde mi comuna, desde mi ciudad y con la ayuda de mis vecinos y vecinas.
Podremos tener discrepancias en temas valóricos, pero eso no implica que no podamos solucionar las diferencias, partiendo primero por educar a nuestros niños y niñas desde su más temprana infancia. Hay que emparejar educando, ese es el rol que me compete como autoridad, pero como padre, hijo y hermano, también debo hacerlo en mi casa y usted, también debe hacerlo.
El respeto es algo que las mujeres se ganaron como cualquier otro ser humano, la culpa fue nuestra como sociedad, que lo perdimos basados en imposiciones culturales que solo han dañado a las mujeres y que hoy las han empoderado al punto de regir destinos de países, asunto que veo como indicador que nos muestra que vamos bien, reconociendo eso sí, que la deuda con ellas aún es grande.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes