lee nuestro papel digital

Opinión

¿Infancia versus contenido o adultos versus comodidad?


 Por Bryan Smith
Cientista Político. Director de estrategia y desarrollo, Observa Biobío.

Bryan Smith (20)

“Los niños y niñas son el futuro”… creo que la mayoría hemos escuchado alguna vez esta declaración que apela a la importancia de proteger la infancia para que tengan y sean un mejor porvenir. Y sin duda hemos avanzado en materia de derecho, pero los enemigos del futuro están en el presente y es importante saber identificarlos.

La era globalizada ha traído – además de importantes beneficios para la humanidad – desafíos en todas las materias imaginables y, por supuesto, la protección de la infancia está incluida en esta lista, pues la tecnología ha conectado a cada ser humano con este mundo globalizado, carente de filtros racionales, incluyendo a los más pequeños y pequeñas.

Para nadie es un misterio que en estos tiempos, prácticamente antes de aprender a caminar o hablar, las niñas y niños saben cómo buscar videos en Youtube, y no solo por la sorprendente habilidad humana de aprender, sino también porque nuestros aparatos móviles están diseñados para identificar a usuarios y preferencias con sus identificadores de huellas digitales, sistemas de reconocimiento de voz, reconocimiento facial e incluso reconocimiento de escritura.

Entonces ¿Es aceptable que nuestros aparatos electrónicos reconozcan a nuestros niños y niñas?, antes de responder en su mente, deténgase un momento y dimensione lo que esto significa: (enumeremos) 1. El sistema del aparato sabrá qué dibujos animados prefiere y, por algoritmo, siempre le ofrecerá ver contenido similar; 2. Sabrá cuáles son sus preferencias y le enviará constantemente publicidad relacionada, como juguetes, estrenos en el cine, símiles de la vida real, reels (historias) asociadas; 3. Concentrará su atención en base a sus preferencias las cuales son linkeadas a empresas cuyo único objetivo es mantener cautivos a sus consumidores, como una empresa de retail que quiere vender juguetes de Spiderman; 4. Con el tiempo esto comenzará a limitar las posibilidades de expandir las áreas de interés de el o la menor, pues como mencionábamos con anterioridad, el público cautivo es una pieza clave del mercado en la era de las tecnologías. Y tantos otros puntos más que se pueden imaginar.

Otro problema es el contenido mismo, por ejemplo ¿cree usted que es saludable que un menor este continuamente escuchando música cuyo mensaje solo hace referencia a la sensualidad, sexualidad, drogas, vida fácil, sinsentido, fiesta y enalteciendo la delincuencia? Porque si bien no todo el reggaetón habla de esto, no hay que ser un erudito para saber que en su mayoría es posible encontrar al menos uno de estos “contenidos”, entonces cabe preguntarnos ¿por qué permitimos que los niños y niñas alimenten su cerebro con está “música”?

La libertad es importante, pero hoy internet educa a nuestros niños y niñas por nosotros, decidiendo el contenido, las tendencias y todo aquello relativo a las temáticas. Ante esto, es importante que, como sociedad y sobre todo el cuerpo político asuma este debate por el futuro, de otro modo, no parece posible superar esta era de la vanidad y el lucir antes que el ser y sentir.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes