lee nuestro papel digital

Columnistas

El PC, La Convención y El Ejecutivo


 Por Mario Ríos Santander

MARIO-RIOS-10-1-499x576 (1)

No olvido aquella enorme enseñanza de ese Lonco amigo, en las alturas de Tirúa. “La única verdad que existe es lo que ha ocurrido”. Luego a modo de mayor explicación, agregaba, “todo lo demás, es una suposición que tiene más o menos razones pero suposición al fin”. Y punto.

La fortaleza del cristianismo está en las palabras del Lonco. Cada Domingo, cientos de miles de encuentros cristianos bajo el alero de la más variada representatividad eclesial, cultural, étnica o de la forma que se presente, tiene por objeto, recordar la palabra de Jesús, una lectura del antiguo testamento o lo expresado por una persona, guía religioso, un consagrado, en fin, de alguien que ya conoció el pasado y vuelve a recordarlo.

Estas verdades, que por serlo deben ocultarse, según sea el interés político de líderes negativos, odiosos y marginados de la naturaleza humana, generalmente nos traen cuestiones distorsionadas, ajenas a la esencia de lo que se es, atrayendo, en la palabra fácil o en el actuar superficial, a los “útiles” de siempre a fin de engrosar las filas de lo que los llaman, “masa”, evocando de esta forma la necesidad de que el pueblo no razone y solo siga el vocerío de consignas previamente estructuradas.

Por ello, el pasado nunca debe marginarse de nuestro conocimiento y menos de nuestro análisis porque ello, y así será siempre, estará sustentado por la verdad.

En 1932, el Partido Comunista, siempre activo en esto de destruir los fundamentos e instituciones de los países en que actúan proclamaba, “…constituir independientemente la República Araucana, la disolución del Cuerpo de Carabineros, policía política y guardias fascistas, por el armamento del proletariado…la confiscación, sin indemnización de los bienes de la Iglesia, la amnistía de todos los presos y procesados por cuestiones políticas y sociales….”. No han cambiado en nada salvo que ahora no existe la Unión Soviética, de la cual profitaron 60 años, incluyendo aquellos años que Hitler y Stalin construían un pacto “Comunista-Nazi”, que permitiría, entre otras cosas, doblegar la resistencia de países como Hungría, Polonia y otros. Hoy, Daniel Jadue, que se ha transformado en el lenguarás del comunismo criollo, señala, “…Carabineros las Fuerzas Armadas y el gobierno, hace rato que están perdiendo la legitimidad en el uso de la fuerza que democráticamente le hemos entregado”. Para terminar, declarando enfáticamente, “…nos parece que ante la violencia existente (hacia ellos), del rol represivo del Estado, con su política de criminalización de la protesta social, resulta imprescindible,…una política de autodefensa de masas, dentro…de una estratégica política militar…”. Expresado todo ello dentro del marco de una acción “bolivariana”, inspirada por el Foro de Sao Paulo”.

Lo anterior, hace evidente las interrogantes que surgen en las personas que no han sido ni serán “útiles” al Partido Comunista y les preguntan a los otros, PPD, PS, PR, DC, FA, sobre tales anuncios, sus objetivos, asesores en tales materias y disposición una acción de masas, relevando al pueblo de cualquier disposición política. Pero de la lectura de las verdades, es decir de todo lo ocurrido, nunca hemos conocido un programa de desarrollo elaborado por los comunistas. Fuera de anunciar la expropiación de todo, no hay nada constructivo. González Videla, “aguantó” un año con los comunistas. ¿Cuánto “aguantará” Boric?


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes