lee nuestra edición impresa

Opinión

COP26: lentos avances a favor del cambio climático


 Por Carmen Gloria Ide, directora ejecutiva de Círculo REP

Carmen Gloria Ide

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP26 en Glasgow (Escocia) ha llegado a su fin, por lo que es hora de hacer algunos balances sobre sus resultados y retos que quedaron pendientes.
A nivel general si es que uno quiere ver la mitad del vaso lleno, en esta cumbre quedó reflejado que puede haber una mayor conciencia entre los líderes mundiales sobre las consecuencias del calentamiento global, pero aún no existe la urgencia por la crisis climática. No obstante, hay que reconocer que hubo ciertos avances que vale la pena destacar.
En esta cita ambiental se resolvió uno de los asuntos pendientes que se vienen arrastrando desde cumbres anteriores como es el famoso artículo 6, que busca regular los mecanismos del mercado de carbono. Esto quiere decir, que las partes (involucradas) reconocen que algunas partes podrán optar por cooperar voluntariamente en la aplicación de sus contribuciones determinadas a nivel nacional para lograr una mayor ambición en sus medidas de mitigación y adaptación y promover el desarrollo sostenible y la integridad ambiental.
Además, se generaron consensos importantes en relación con la deforestación a nivel planetario, ya que 141 países (que representan el 91% de los bosques en el mundo) firmaron un acuerdo para frenar la deforestación y remediar lo que está ocurriendo en nuestras selvas y flora. En la misma línea, hubo alianzas con respecto al gas metano entre países para trabajar en resolver esta problemática.
Finalmente, nos falta todavía definir cómo se tiene que medir el carbono, entregando plazos concretos, reducciones, entre otros. El Acuerdo de París contempla la posibilidad de que los países que así lo deseen participen de un mercado de transferencia internacional de reducción de emisiones en favor de cumplir con el objetivo del acuerdo de disminuir el calentamiento por debajo del 1,5°C.
Tampoco se han definido las herramientas para hacer seguimiento ni cómo se llegará a un mercado más establecido, lo que hace imposible que todas avancen por igual y esto es una complicación enorme para saber si vamos a cumplir con la meta de bajar la temperatura del planeta Tierra y lograr los porcentajes de emisiones que comprometen los estados para el 2050.
Nuestro país está efectuando ciertas medidas de mitigación contra el cambio climático como lo que hacemos con el gas natural, reforestación, hidrógeno verde y todo lo que estamos avanzando en contar con una matriz energética más verde reduciendo cada día más los combustibles fósiles. Asimismo, existen otras prácticas en relación con la adaptación al cambio climático, donde nuestro país se ha desarrollado bastante, por ejemplo, en reciclaje y la Ley de Responsabilidad Extendida al Productor (REP), que tiene por objeto disminuir la generación de residuos y fomentar su reutilización, reciclaje y otro tipo de valorización.
La cuenta regresiva ya corre. Tenemos un año para avanzar en concientización y urgencia para revertir la crisis climática a nivel mundial y comenzar por nuestro país. La COP-27 está a la vuelta de la esquina y necesitamos que este evento movilice y marque un antes y después en la urgencia climática, centrándonos en el compromiso de cada uno de los Estados, sin perder ni un solo minuto.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes