lee nuestra edición impresa

Opinión

Deja que fluya


 Por Luis Rozas Mardones, psicólogo.

Luis Rozas Mardones

¿Les ha pasado que durante su día, todo sale mal?.
¿Les ha pasado que cuando esperan esa anhelada noticia no llega o simplemente no era lo que esperaban?
¿Les ha pasado, que están esperando que algo ocurra, que finalmente llegue la paz y la felicidad y luego de tanta espera no llega?
Reflexionando en torno a eso, entendamos que no siempre algo ocurre como quisiéramos y que no todo está a nuestro alcance, que las cosas simplemente suceden. Más aún, cuando más intentas controlar algo, ese algo terminará controlándote a ti. Por lo mismo, toma una decisión hoy, libérate y deja que las cosas tomen su propio curso de manera natural, déjate llevar.
Nuestro río, en su andar, demuestra que con perseverancia es posible atravesar las rocas más duras, con movimiento espontáneo y libre. No uses la fuerza para cambiar el destino, ten en cuenta que, “no siempre tienes el control de las cosas, deja que estas sencillamente pasen, recuerda que si observas con atención a la naturaleza, esta nos da lecciones de vida, que –lamentablemente- a veces no somos capaces de leer e interpretar”.
El río siempre fluye hacia adelante, nunca hacia atrás, por eso y con esa lógica ten la certeza que las cosas buenas, llegarán a ti de manera espontánea y sin presiones, lo que es para ti lo será siempre y lo que no, se irá con la velocidad del torrente, hasta perderse en el infinito, a veces la mejor acción es y será solamente dejarlo ir.
No nades contra la corriente, usa para ti la fuerza del torrente, es el momento de darle alas a tu alma, busca lo elemental, hazlo de manera práctica, imita el agua del río, que mansa e indiferente se hace notar, si hoy el agua está turbia, déjala quieta y ella sola, gradualmente irá aclarando y adquiriendo transparencia, deja actuar al tiempo, que todo pase cuando tenga que pasar, ni antes ni después.
No interfieras, suelta el pasado, todo cambia, recuerda que nadie pisa el mismo río dos veces, porque ya no será el mismo río y tú no serás tampoco la misma persona. Disfruta tu presente, movilízate hacia el futuro y deja que lo que ya fue no enturbie tu alma, ya que el canto del río no acaba en sus orillas, sino en los corazones de aquellos que lo amaron.
Por último, recuerda que en algún lugar existe un río que fluye a través de la vida de cada persona, dale valor a tu vida y a lo que ella ocurrió, ocurre y ocurrirá, deja que suceda por sí sola hasta su atardecer final y así en el ocaso, con un dejo de nostalgia, quiero citar y regalarte algunas palabras del gran Jorge Luis Borges, que dice “Cada persona que pasa por nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá los que se llevarán mucho, pero no habrá de los que no nos dejarán nada. Esta es la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad”, ¡Que tengas un maravilloso día!

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes