lee nuestra edición impresa

Opinión

Así es como nos hablan los números


 Por Prensa La Tribuna

Profesor Juan Bustamante M.

Cuando hacemos referencia al denominado “fenómeno de la alcaldización de la educación”, no hacemos otra cosa que  poner de relieve, eso es claro, lo que en la práctica vino a constituir un centro de interés no menor –o importante acicate, reforzando la idea– para quienes han tenido en sus manos (en calidad de sostenedores, como es de entender) la responsabilidad de conducir los destinos de la educación pública o “tercio vulnerable del Sistema Escolar chileno” en las comunas del país durante los últimos 41 años –y 44 cuando llegue el momento en que se concrete en Santa María de Los Ángeles la instalación definitiva del Servicio Local de Educación “Los Copihues” el próximo 2024–, tal y como de manera persistente lo han demostrado una diversidad de hechos y los números, no obstante los afanes y denuedos (desde los más sutiles a los más osados) de alguna autoridad –desde una hiperbólica mirada– por querer tapar el sol con un dedo.

Fenómeno, desde luego, que desde lo político, religioso, incluso filosófico, como ha sido de suyo evidente, se tradujo a la postre en un aumento sostenido e inorgánico de las dotaciones docentes y de asistentes de la educación en los centros de enseñanza con la creación, a veces, de funciones sobre funciones, y otras en paralelo, pese a la multifactorial y sostenida baja dada en el tiempo en las poblaciones de educandos de responsabilidad de los distintos sistemas comunales de educación (los cuales, además de la competencia explícita per se que representaba para todos estos la educación particular subvencionada, dijo relación también con la calidad de la gestión sistémica en sus niveles macro, meso y micro institucionales); del mismo modo que vino dándose en los distintos DAEM, puesto que habían sobrepasado –y con creces– la cantidad de personal necesario para llevar adelante la conducción de la educación pública a su cargo.

Sobre este particular, téngase en cuenta que al momento del traspaso de los establecimientos educacionales desde el Ministerio de Educación a la Municipalidad de Los Ángeles, la población escolar comunal de entonces bordeaba los 30 mil estudiantes –poco más, poco menos–, en tanto que la dotación docente propiamente dicha, los 850 profesionales en servicio (o algo más de ellos), dándose en consecuencia una efectiva aproximación al justo equilibrio que debía haber entre las plantillas de aprendientes y enseñantes, habida consideración del estándar internacional promedio estimado de 35 educandos por grupo curso; todo esto a diferencia, por cierto, del severo contraste existente en la actualidad entre unos y otros si se tiene en cuenta que el número de demandantes de educación apenas llega a los 16.215 de los 30 mil que fueron en el año 1981 –cuando lo del traspaso a las municipalidades–, en franca contradicción con los 1.410 profesionales de la enseñanza disponibles en la actualidad para su atención pedagógica y tras lo cual –con arreglo al referido estándar internacional promedio– queda a la vista una sobredotación cercana a los 510 docentes que, producto del fenómeno de la alcaldización de la educación habida en el tiempo, chocarían, qué duda cabe, con los actuales criterios establecidos por los Servicios Locales de Educación respecto de la relación “ingresos por estudiantes-número de docentes a contratar”; y todo esto, desde luego, sin haber hecho expresa alusión al número de asistentes de la educación  requeridos para el funcionamiento de un centro educacional.

Ahora bien, si enfocamos nuestra mirada al número de funcionarios que se necesitan para la administración del Servicio Local a instalarse próximamente, el asunto no es menos dramático que todo lo anterior, primero, porque dichos cargos serán provistos por concurso público y, segundo, porque, según el Diario Oficial, estos serán solo 56 y nada más, generándose toda una complicación para los cerca de 850 funcionarios de los DAEM de Cabrero, Yumbel y Los Ángeles.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes