lee nuestra edición impresa

Opinión

Los hogares del mundo… los de Chile


 Por Mario Ríos Santander

MARIO-RIOS-10-1

Aquel mediodía de octubre en Guillin, ciudad ubicada a unos 1000 kilómetros al sur de Beijing, abordé un moderno Audi, color negro y un auto escolta, Audi mismo color. El rumbo era desconocido pero el personaje responsable de tales Audis, ya lo sabía, Li Peng, el segundo hombre de China, famoso por la dureza demostrada con los estudiantes que habían ocupado la Plaza de Tiananmen, recinto principal ubicado en el frontis del Palacio de Gobierno, la Ciudad Prohibida de los emperadores y otra Ciudad Prohibida, algo más moderna de los actuales gobernantes. Todos miembros de la cúpula del partido comunista chino. En realidad, los jóvenes que osaron protestar escogieron equivocadamente el lugar. Estaba demasiado a la vista del mundo y eso, para Li Peng, fue simplemente inaceptable y no lo resolvió con carros lanza agua, sino que tanques, poderosas máquinas de guerra.
Los Audi, me llevaron a una casona antigua rodeada de guardias. Ropa negra, camisa blanca y corbata. Uno de ellos, al detenernos, frente a lo que parecía el ingreso principal, abrió la puerta y descendí. Ingresé a esa construcción que evocaba el siglo 14. Una sala central, sin ventanas, dos sillones, una mesa de té al centro y a la espalda, otra silla, para el intérprete. Por una puerta lateral que no la había visto, ingresó Li Peng. Saludos y alabanzas de mi parte por el enorme desarrollo económico de China. Me responde: “Mil quinientos millones de hogares hay en el mundo. Nosotros pusimos un objeto chino en cada hogar y exportamos mil quinientos millones de objetos diversos. Hoy tenemos 100 productos chinos en cada hogar del mundo. Luego cubriremos el exterior: Autos, bicicletas, scooter eléctricos. Un vehículo chino en cada hogar del planeta. En eso estamos”.
¿Y Chile? Aportamos 6. 650. 000 viviendas, sin embargo, hay cerca de 8 millones de propietarios si sumamos el área rural. Bastante más que los escasos cuatro millones aprox. de hace 50 años. Y nos ubicamos en los 18 millones de habitantes, cifra que está por completar los 18. 800. 000 proyectados para el 2030, alcanzando de esta forma, su máxima población y por tanto, ingreso al cero crecimiento poblacional. China tampoco crecerá más allá del 2030. Faltan 8 años para el 2030, ¿lo sobrepasaremos? El flujo migratorio, que superó el millón de extranjeros en el territorio reemplazó en cierta forma la baja demográfica de Chile.
Es que Chile creció en su economía a niveles impensados. Tan alto es su desarrollo, que en los últimos 25 años el ingreso tributario creció en un 100% y de esa cifra, ya de por sí impresionante, solo el 20% fue por alzas legales y el 80% por crecimiento. Lo admirable es que nosotros también hicimos lo mismo. Cada hogar lo abastecimos de todo. Cada chileno vistió bien. Murieron los parches de un pueblo empobrecido. Y también se nos ocurrió la externalidad del hogar. Y en este caso, no solo fueron autos u otros vehículos, sino que sitios agrarios, una segunda casa, una ampliación. Li Peng, fallecido hace poco tiempo, tenía razón. La visión general desde la perspectiva particular, el hogar, será siempre el soporte principal del desarrollo.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes