lee nuestra edición impresa

Opinión

Contadores auditores globalizados


 Por Luis Ancamil
Director área de administración,  IPST Los Ángeles

Luis Alcamil

Existe una caricatura del trabajo de un contador auditor, como una persona que está permanentemente revisando números en sus libros y su computador casi sin levantar la cabeza, sin embargo, eso hoy dista mucho de la realidad. Actualmente los contadores auditores pueden llevar su actividad laboral a otro nivel y transformarse en profesionales estratégicos para las empresas.

Formarse en una casa de estudios como el instituto profesional Santo Tomás Los Ángeles, donde los alumnos son invitados a rendir importantes certificaciones internacionales, hace la diferencia y les permite acceder al mercado laboral como profesionales del mundo.

En los próximos días, por ejemplo, entregaremos sus certificaciones ERCA a los estudiantes que la obtuvieron durante la pandemia. ¿Y qué diferencia hace tener una certificación?  Bueno, para nosotros, corresponde a una garantía de que el plan de estudios de la carrera contador auditor satisface, plenamente, las necesidades de adaptación a los nuevos escenarios económicos y permite participar del conocimiento integral de los negocios en los cuales se desarrollan las empresas.

Los estudiantes de contador auditor pueden optar al “Certificado de competencia auditor interno sistema de gestión de calidad ISO 9001”. Esta certificación es entregada por el European Register of Certificates Auditors (ERCA / Registro Europeo de Auditores Certificados) y es aceptada tanto en la Unión Europea como más allá de sus fronteras. Resulta ser un plus importantísimo pues brinda versatilidad a la carrera, permitiendo que los estudiantes puedan desarrollarse en procesos de Control de Gestión y, muy en particular, en procesos de  certificación de la norma ISO 9001.

Es una certificación independiente e imparcial, que demuestra que las competencias profesionales y el nivel de conocimientos de los contadores auditores que la han obtenido les permitirán desarrollarse correctamente en numerosos campos de la industria, el comercio, la ciencia y las ciencias sociales.

Todo el que ha logrado el certificado ERCA debe adoptar, además, el código de ética ERCA que contiene las normas de ética y el código de conducta profesional, lo que le convierte en un profesional fiable, ético y capaz.

El dinamismo de la economía, los cambios permanentes en las legislaciones y alta demanda por el trabajo de un  contador auditor en la sociedad nos obliga a tomar conciencia del gran impacto de estos profesionales en nuestra comunidad.

Es una obligación, como formadores, que ellos cuenten con todas las herramientas necesarias para proporcionar una asesoría de calidad y vigente a sus clientes, sean estos personas naturales o grandes compañías. Los contadores auditores entregan información clave para tomar decisiones y prevenir errores que podrían resultar muy costosos.

Finalmente, es importante darnos cuenta de que esta profesión ha evolucionado desde la caricatura de la que hablábamos al comienzo, hacia un profesional que extrae datos y pasa al análisis, para luego asesorar con una opinión informada a los clientes, a quienes incluso puede ofrecerles una estrategia de negocios. Por eso una certificación global tiene sentido, porque los profesionales de Santo Tomás Los Ángeles salen preparados para servir en cualquier empresa. Local, multinacional y aquellas que sueñan con llegar más allá de nuestras fronteras.

Luis Ancamil

Director área de administración,  IPST Los Ángeles

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes