lee nuestra edición impresa

Opinión

Abramos el corazón y descansemos nuestra mente


 Por Luis Rozas Mardones, psicólogo

Luis Rozas Mardones

La pandemia del coronavirus, ha puesto una gran pausa en nuestra vida, haciéndonos cambiar bruscamente nuestros hábitos y rutinas placenteras. Si por un lado se nos vino la obligación de permanecer en nuestras casas, ahora la sola posibilidad de salir de ella para vivir, significa un gran peso a sobrellevar.

Les propongo entonces, salir de esas fronteras que hemos construido artificialmente, respirar profundamente e iniciar pausas creativas y placenteras, que nos liberen del diario quehacer, no todo de una vez, sino que de a poco, como un proceso maravilloso de humanidad y de exploración hacia la felicidad plena.

Dicho de manera figurativa, nuestras capacidades de socializar con otros, nuestro corazón y nuestro cerebro, han estado guardados por un tiempo, es hora de reactivarlos y de vivir…Sí, de vivir sintiéndonos plenos nosotros y haciendo inmensamente felices a quienes más amamos.

¿Cuál es el impedimento?, yo creo que no existe, si está leyendo este artículo es porque tiene vitalidad y salud, lo único que falta entonces es la motivación a moverse de donde está para dar ese paso, ese pequeño gran paso, hacia la recuperación del tiempo que pasó, del café que no se tomó, de la llamada que no hizo, del encuentro que nunca se concretó, en fin, de tantas cosas que ahora sí podemos.

Cuando nuestro cerebro se encuentra estático, divagando entre ideas inconexas, vienen inevitablemente pensamientos negativos, que nos pueden hacer pasar muy malos ratos y por cierto, anclarnos precisamente en el lugar donde estamos, que es una parada obligada por las circunstancias, pero no se puede frenar nuestra voluntad, en la medida que usemos nuestro intelecto creativamente, le daremos un sentido, una razón a cada jornada y nuestra vida tendrá un mejor color, ¡No es tan difícil!, solo se necesita querer hacerlo y eso es propio.

Les propongo atraer cosas buenas a nuestro día a día. ¿Cuándo fue la última vez? que le dijeron a esa persona que la amaban, abrazaron sin límites, le dieron paso al sentimiento por sobre el orgullo, vencieron sus propios miedos o simplemente disfrutaron de la música de la naturaleza, oculta en el amanecer o lo místico y romántico de un atardecer ¿ven?, todo eso está a su alcance, rompa la frontera y disfrute la vida.

Por último, solamente quiero decirles que esa felicidad que a veces tanto buscamos, está en lo simple, está en nosotros y podemos disfrutarla en la medida en que así lo decidamos, usted tiene el control de sus actos y el destino de ellos, no espere a mañana, hoy es cuando, abra su corazón, dele una pausa a su mente y deje que los vientos de armonía, paz y amor, sean los que desde ahora, muevan el barco de su destino, déjese llevar, no se culpe tanto de cosas que no son su responsabilidad, es el momento de vivir y por último ¡Que tenga un día maravilloso y bendecido!

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes