suscríbete al boletín diario

Opinión

Presidente, la salud y la educación no son negocio


 Por Jorge Rivas Figueroa Alcalde de Mulchén Vicepresidente de la AMRBB

Jorge Rivas, alcalde de Mulchén

Durante agosto, la prensa se ha dado a la tarea de cubrir temas importantes como la pandemia, el futuro presidencial de Chile, el medio ambiente y por cierto sobre la economía nacional con el IFE, el retiro del cuarto 10% , el crecimiento reflejado en el Imacec y tantos otros, dejando de lado temas fundamentales que ocurren entre gallos y medianoche, algo peor que la temida “letra chica” y que se planta frente a nuestra nariz amparado en la necesidad de sobrevivir de nuestros vecinos, más que en la necesidad de estar informados, pues tiempo para el saber no existe.
Me cuesta explicar, sin molestarme, lo hecho por el Ejecutivo en este último mes en dos temas vitales para el fortalecimiento de una nación, para el crecimiento de un país y para el bienestar de todos los que vivimos en Chile. La Moneda ha enviado un proyecto de Reforma al Código Sanitario discriminador, que corta las alas y toda posibilidad para que aquellos que no tienen los recursos monetarios se queden bajo la línea de la pobreza y sin poder estudiar una carrera de enfermería nivel medio, como lo hacemos en los liceos municipales y como se enseña en nuestro amado Liceo Crisol, en Mulchén.
El gobierno del Presidente Sebastián Piñera ha olvidado la calidad de la educación de los liceos municipales donde se prepara a los estudiantes para ser futuros enfermeros/as, pretende quitar a las familias la opción de adelantar a sus hijos/as en dos años con todo lo que eso implica, como es ahorrar matrículas, dos años de aranceles y otros gastos asociados como son los alimentos, los libros, materiales y transportes.
La Moneda ha puesto en jaque de manera arbitraria el principio de igualdad con una modificación que, lisa y llanamente, elimina del mapa toda posibilidad de poder seguir educando a personas que aman el servicio público, reflejado en su deseo de ser parte de un proceso que implica, incluso, salvar vidas.
Así, el pasado 9 de agosto y refundiendo 5 proyectos anteriores, el Presidente Sebastián Piñera, secundado por los ministros de Hacienda, Salud y Educación ingresaron a la Cámara de Diputados sus “fórmulas” para regular el ejercicio de las profesiones del área de la salud, desconociendo con ello la importancia de los tecnólogos médicos, poniendo trabas a los hospitales-escuela, como lo denunció incluso el actor Alfredo Castro en un video que ya es viral y más restricciones a las matronas, entre otros.
Me siento en el deber político, pero sobre todo moral, de hacer la denuncia, de pedir a los medios de comunicación actuar en defensa una vez más de nuestros ciudadanos para terminar con este tipo de arbitrariedades.
En 2006 los estudiantes de Chile dejaron las salas de clases para dar vida a lo que se conoció como “La revolución pingüina”, ese año, en julio, Yasna Provoste era la ministra de Educación por eso hago el llamado a la candidata presidencial para que restablezca el principio de igualdad en esta materia, llamo al Congreso, en especial a la Cámara de Diputados que es donde ingresó el Mensaje el Ejecutivo, a legislar pensando en Chile, a votar en consecuencia con las necesidades y sueños de los más desprotegidos, a velar por el cumplimiento del Bien Común, más allá de ese pensamiento que busca establecer, en temas tan delicados y vitales como la Salud y la Educación, un verdadero negocio.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes