suscríbete al boletín diario

Opinión

“Buenos días don Héctor”


 Por Mario Ríos Santander

MARIO-RIOS-10-1

“Hola patroncito”, es la respuesta. En su sonrisa una dentadura escasa. Hombre recto. Descubrió que podía establecer un buen negocio: reparar caminos municipales que llevan varios años repletos de hoyos, (“eventos”, como le dicen en Vialidad).
Es el camino a Las Trancas. Una primera parte, de ripio, un basural, quién sabe si el más grande de la región, compuesto de todo, colchones despedazados, (¿Cuántos chiquillos se habrán hecho sobre ellos? Misterio), restos de todo, sí, de todo, no falta nada. Más adelante, el pavimento, sumido en el desastre. Ahí se encuentra don Héctor. Pala en mano, tapando “eventos”. Le hicimos ver este problema a Vialidad. La respuesta fue definitiva: “en pavimentos municipales no nos metemos”. Así, tajante. “Todo pavimento que está al interior del radio urbano, es municipal”, insistió.
Y es así. Un letrero en la vera del camino anuncia que estamos en “radio urbano”. ¿Por qué? Otro misterio. ¿Qué hará un radio urbano lejos de la ciudad? Vialidad, feliz. Varios kilómetros de camino menos. Pregunto, con algo de timidez, “ese camino repleto de basura, de ripio, anterior a este otro que está pavimentado, ¿Habrá otro camino que los primeros cuatro kilómetros pegados a la ciudad, son de ripio y ruego lo que sigue, pavimentado?, ¿es municipal?”. Sí, dice Vialidad, satisfecho, sacando pica, “Es todo urbano”. ¿Lo sabrá el municipio? el lema municipal, es de corte urbano, “Haciendo ciudad”, entonces puede que este sea parte de “Haciendo…”.
“Yo no me meto en la parte de ripio”, expresó don Héctor, algo asustado. Vive de la propina que recibe por mantener los hoyos del camino a raya. Es una suerte de concesión municipal, pero sin llamado a concurso, por lo tanto don Héctor está limpio de dudas, tan propio de los llamados a concurso. Don Héctor, tampoco está comprometido con algo más, fuera de tapar hoyos no hay más. Los cientos de vehículos que pasan por ahí, hemos quedado convencidos de que don Héctor, integra la planta municipal, a modo de honorarios, pensábamos, pero lleva tanto tiempo reparando los hoyos municipales, que nos convenció que entró a la planta. Más que mal, ya pasaron las elecciones y es el momento de llenar cupos laborales. ¿Será radical don Héctor?
Algunas semanas atrás, animamos a nuestro amigo a reparar los “cráteres” de entrada que se encuentran, plenos y permanente, en el ingreso del camino desde Avda. María Dolores. “No pues, si no es pa´tanto lo que puedo hacer ahí traer una ‘retro’ pues”, se apresuró a responder. Todos los vehículos que osan, ingresar a ese camino, saben que es acto de valentía. Y si de paso, no destruye los amortiguadores, es que hay un milagro. Preguntamos en Vialidad, “¿Y esto es también municipal?”, la respuesta es de una ironía enorme, “urbano”, así, seco, enjuto, odioso. Nosotros en silencio. “Siga valiente no más… no tiene otra”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes