suscríbete al boletín diario

Opinión

Urge terminar con la ineficiencia de las cuarentenas


 Por Jorrge Rivas Figueroa, Alcalde de Mulchén

Jorge Rivas, alcalde de Mulchén

El pasado de 15 de marzo, la Autoridad Sanitaria decretó una nueva cuarentena para Mulchén, medida que se concretó el 18 de marzo y que ya cumple más de dos meses.

Desde que nuestra comuna retrocedió a Fase 1, los casos han aumentado considerablemente bordeando el umbral de los 200 casos con una tasa de incidencia que nos ubica en el puesto número uno de la Provincia de Biobío, sobrepasando incluso, a Los Ángeles.  Como dato la ciudad capital registra 470,90 casos por cada 100 mil habitantes, Mulchén 805, 40, casi el doble.

Los números son claros, el día que se decretó la fase uno registramos 10 casos nuevos llegando a los 68 activos, el día que se implementó sumamos 20 y alcanzamos las 82 personas con posibilidad de contagiar. Este martes la cifra fue de 26 y tenemos 173 activos.

Las matemáticas no mienten, la cuarentena en Mulchén no ha cumplido sus objetivos para controlar la pandemia afectando de por sí, la economía local, esa que está tan distante de La Moneda y de Teatinos 120.

El confinamiento obligado no se condice con el instinto gregario del ser humano y si bien, en los comienzos de la pandemia hubo conciencia de todos para acatar la medida y para evitar los contagios, lo cierto es que la seguidilla de errores cometidos por el Gobierno en el Plan Paso a Paso han hecho que los chilenos y quienes viven en nuestro país, simplemente no lo respeten.

Las interpretaciones del centralismo para controlar la pandemia en cada comuna de Chile, tampoco se condice con la realidad local, generando la molestia y la indiferencia a medidas de protección tomadas desde la brutalidad de este.

Como alcalde de una de las comunas más importantes de la Provincia de Biobío, es mi deber hacer eco de las demandas de nuestros emprendedores y comerciantes.

Basados en la irracionalidad de las órdenes centralistas, desde nuestra municipalidad hemos enviado sendos oficios a las autoridades nacionales y regionales de Salud para que entiendan el trabajo informal con el que subsisten nuestros vecinos. Así logramos libertad de desplazamientos para nuestros leñeros y para nuestros empresarios gastronómicos, entre otros.

Hoy a más de dos meses de una cuarentena ineficiente la realidad económica de Mulchén se está volviendo crítica, comenzaron a cerrar los negocios históricos y mis vecinos comienzan a quedar cesantes.

Urge que La Moneda instruya medidas precautorias eficientes que no se contradigan con los instintos naturales y que respeten la realidad local.

Desde Mulchén y representando el sentir de los habitantes de mi provincia y de mi región  hago el llamado al Gobierno para que repiense las cuarentenas o la pandemia económica será aún más mala que el mismo Covid.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes