suscríbete al boletín diario

Opinión

Claves para un monitoreo docente virtual idóneo


 Por Prof. Juan Manuel Bustamante Michel, Presidente de la AFDEM Los Ángeles

Profesor Juan Bustamante M.

A la pregunta de “qué monitorear del acto educativo o acto docente –y esto, independientemente del espacio pedagógico donde esté teniendo lugar y de las particularidades que lo identifiquen (darse en un ambiente físico, virtual, o ambos a la vez y su respectiva disposición / organización para el trabajo de una circunstancial población de niños/as o adolescentes en situación de aprendizaje)–, la respuesta no podría ser otra que: “todo”; es decir, cada una de las dimensiones, etapas o tipos de enseñanza que lo conforman. En otras palabras, y como es de suyo entender, las enseñanzas antepreactiva (diagnosis y prognosis), preactiva (diseño y construcción), interactiva (implementación e intervención) y posactiva (reflexión y toma de decisiones), tornándolo desde su inicio y hasta el final un proceso complejo y experto que no es otra cosa que –como lo hemos aseverado latamente– “un estilo especial de docencia que se realiza entre iguales”.

En el mismo sentido, a la interrogante de “por qué es un proceso complejo y experto”, la respuesta no podría ser menos categórica que la anterior, toda vez que se trata de disponer y poner en acción –luego de tomada la decisión de llevar a cabo un plan de monitoreo a las clases virtuales– una serie de referentes propios del quehacer docente: filosóficos (tipo de persona que se quiere formar y principios y valores que han de caracterizarlo), políticos (conjunto de cuerpos normativos que regulan al sistema escolar en su conjunto), científicos (las ciencias de la educación, más aquellas definidas como auxiliares y complementarias de la misma), tecnológicos (sistemas y tecnologías vigentes y de última generación, incluidas las que pueden ser y son obra de los mismos enseñantes en el ejercicio de sus funciones) y experienciales (acervo obtenido con las prácticas docentes del día a día y sellos personales que lo han caracterizado).

Ahora bien, para que el referido proceso de monitoreo pueda hacerse efectivo en un centro de enseñanza, todo debería pasar por el diseño, elaboración, aplicación experimental, validación e implementación de lo que hemos denominado “Sistema de Evaluación y Acompañamiento a la Docencia en la Enseñanza”. En otras palabras, por una práctica sistemática, instrumental y temporalizada –a la postre– que a través de los procesos de: 1) evaluación o recogida de información, y 2) acompañamiento a la docencia en la enseñanza se ocupe, en la primera situación, de la detección de carencias (lo que falte) y falencias (lo que esté mal en las prácticas pedagógicas), en tanto que en la segunda, de la superación profesional vía planes específicos y personalizados en aquello que esté ausente o en lo que se  estuviere mal o en ambas a la vez, si sucediera que el resultado de la evaluación hubiese sido el último indicado.

Pero eso no es todo. Resulta que para que la evaluación y acompañamiento lleguen a materializarse en el referido contexto, se precisa la tenencia de instrumentos de recogida de información lo suficientemente válidos, confiables y objetivos, listos para ser aplicados por oportunidad. Es decir, cuatro por la primera (la evaluación o detección de carencias y falencias), al propio tiempo que cuatro por la segunda (el acompañamiento para la superación profesional), considerando en cada caso: a) uno para el proceso situacional (dimensión antepreáulica), b) otro para el proceso de diseño y construcción (dimensión preáulica), c) un siguiente para el proceso de intervención en el espacio pedagógico (dimensión áulica) y d) otro final para el proceso de análisis y toma de decisiones (dimensión posáulica); y cada uno de ellos sobre la base de las sugerencias del Marco para la Buena Enseñanza. Es que hacer las cosas en serio –así de claro– requiere de tiempo, prolijidad y expertos para su concreción en las escuelas de que se trate, si el propósito es “igualdad de oportunidades y excelencia educativa” para los estudiantes.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes