suscríbete al boletín diario

Opinión

¿Es realmente posible ser feliz y encontrar el bienestar en el trabajo?


 Por Lorena Montespier, Chief People Officer – Chief Happiness Officer de Nawaiam.

Lorena Montespier_Nawaiam

Decía Freud: “Existen dos formas de ser feliz, una es hacerse el tonto; la otra, serlo”. Por lo tanto, voy a tomar las palabras del gran sabio y les voy a contar que, sin lugar a dudas, la felicidad es una decisión de todos los días. Todos somos capaces de ser felices a partir de esa decisión. ¿Por qué?  porque asumimos que, contra todo lo que pueda ocurrir, siempre habrá algo que nos importe, que nos motive, que nos haga de alguna medida felices. Y algo no menos importante es la actitud que tomamos.  Esa actitud es el motor de nuestra mente y nuestros sentimientos y cuando la transformamos en una actitud positiva nos gobierna no sólo el corazón sino la mente.

¿Ahora, qué papel juega el bienestar? Si nos vamos a la definición de libro, el bienestar es un sentimiento de satisfacción y tranquilidad, pero hablando claramente, el bienestar es ni más ni menos que “Estar Bien”.

Ahora, ustedes pensarán y se preguntarán por qué hablo de felicidad y de bienestar en el día del trabajador….porque sin estos dos conceptos y sin poder disfrutar de ellos, estamos completamente fritos! Piensen cuántas horas nos encontramos al día trabajando, conectados a una computadora, head set, teléfonos, calls interminables, horarios agobiantes y como si fuera poco, el teletrabajo en pandemia…listo, cartón lleno!  Que más podemos pedir no? Sí…hay mas aún.  Aquellos que somos padres, tenemos que sortear todos los obstáculos de ser padres/madres, maestros, amas de casa, trabajadores y cuánta otra profesión aparezca en la casa.

Como si fuera poco, nos la pasamos rogando al cielo que sea viernes para poder disfrutar del fin de semana, pero qué hacemos el fin de semana?  De todo! Sobre todo, lo que dejamos de hacer en la semana porque claramente no llegábamos o no tuvimos tiempo y cuando nos queremos acordar llega el bendito domingo y temblamos porque otra vez aparece la mala palabra: lunes!  Y así, en un círculo vicioso nos la pasamos implorando por un viernes y odiando los lunes por años y no nos damos cuenta que no estamos aprovechando el presente deseando un futuro mejor. Pero les pregunto…¿Qué estamos haciendo para revertir esto?

Wow….¿Súper estresante todo esto no? Claro que sí! El problema es que no disfrutamos de los pequeños momentos, de tener un trabajo, una casa, una familia, y estamos tan estresados en llegar al auto más caro o la casa más grande que nos olvidamos de lo más importante, de valorar lo que tenemos hoy, poco o mucho, pero valorarlo y, sobre todo, disfrutar del recorrido.

El trabajo sin lugar a dudas nos debería hacer sentir vivos, valiosos, importantes, talentosos.  Dicen que el trabajo dignifica. ¿Alguno recuerda la sensación de cuando buscaba trabajo y no lo encontraba? ¿Quién no experimentó ansiedad, angustia, estrés, frustración? ¿Pero…cuándo lo encontraron que sintieron? ¿No se creyeron invencibles, súper héroes? Y comenzaron a planificar antes de haber cobrado su primer sueldo en sus próximas vacaciones.  Una increíble y maravillosa adrenalina.  Eso representa para mí el trabajo. Esa sensación de tener todo al alcance de tus manos y poder hacer todos los días algo maravilloso, ocupes el puesto que ocupes sin cargos ni jerarquías. Todos desde algún lugar tenemos mucho que aportar.

Por lo tanto, en este Día del Trabajador, de manera muy humilde les digo: aprendan a valorarse, a trabajar en equipo, en preocuparse por el compañero, en empujar para el mismo lado, sientan con fuerzas su vocación y explótenla al máximo. Motívense y motiven a los demás, y, si eso no lo encuentran donde están, dedíquense tiempo y encuentren ese trabajo que tanto desean a pesar de estar en un año súper complicado y con empresas quebradas y con pocas búsquedas. Insistan, luchen por sus sueños, por ser realmente felices en el trabajo.  Encuentren ese equipo con el que las reuniones sean divertidas, distendidas, donde exista el trabajo colaborativo y no competitivo, donde se apoyen entre sí y que entiendan como equipo que juntos lograrán más cosas que separados.

¿Cuál es la receta de la felicidad y del bienestar? No existe, sólo la van a poder encontrar en sus corazones. Sean auténticos, sean genuinos y transparentes y encuentren esa empresa que todos los días sean viernes y que puedan lucirse y desafiarse todos los días. Hagan cosas que los vuelvan felices, hagan ejercicio, mediten, ríanse más, jueguen, lean libros, miren series, coman una comida rica, tómense un buen vino. ¡Disfruten!

¡¡Recuerden que la felicidad en el trabajo se contagia!! Sí, leyeron bien. O nunca escucharon reír a alguien y les han dado ganas de reíse también? Bueno, eso pasa también en los ambientes de trabajo. Vale la pena apostar a la felicidad laboral y sin lugar a dudas al bienestar, no sólo saldrán ganando ustedes, sino todo su entorno. Busquen el equilibrio profesional y personal y sean agradecidos de lo que tienen. La queja resta, pero la actitud positiva siempre suma.

Entonces…¿Se puede ser feliz en el trabajo? Es una respuesta que deberán contestarse sinceramente cada uno de ustedes, pero, a mi entender, es una decisión de cada uno de nosotros que tomamos todos los días. Feliz Día del Trabajador para los que lo tienen y para los que aún no lo han conseguido. No aflojen, aunque cueste, aunque duela, aunque les quite el sueño y las ganas, insistan, luchen que al final, siempre sale el sol.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes