suscríbete al boletín diario

Opinión

El hombre en el espejo y la resistencia al cambio


 Por Luis Rozas Mardones, psicólogo.

Luis Rozas Mardones

He querido referirme a este tema, pues lo considero necesario e importante de incluir en la discusión, cuando hablamos de la propagación del Covid-19 y en particular de la influencia de nuestros actos en todo ello.

Hoy por la mañana, en un Hospital cualquiera, el personal médico exhausto y a su pesar, ve como una nueva vida se les escapa de las manos, contemplando como una paciente llena de vida, ya no estará más, en síntesis, una nueva víctima del coronavirus. Afuera espera con luz y esperanza en sus ojos, su viudo, quien no es capaz de sostenerse en pie por la desgarradora noticia, en la casa esperan sus tres hijos pequeños, que con ansias esperarán en vano, ver entrar a la casa a su madre, como siempre lo hacía, momento que de aquí en adelante no ocurrirá más.

Historias como éstas, lamentablemente se repiten a un ritmo vertiginoso, dejando un legado de dolor y una herida abierta, que tal vez el tiempo no cure con suficiente eficiencia. Sumado a lo anterior, al ver la prensa, nos enteramos de tragedias similares en distintos lugares del país y del mundo; vemos también con espanto, la aparición de nuevas cepas del virus, que amenazantes, se presentan como nuevos agentes de riesgo.

Es entonces, precisamente ahí, cuando vemos este avance mundial de la Pandemia que mencioné, tratamos de escapar de esa cruda realidad y desde nuestro interior nos hacemos un llamado poderoso “quiero que todo cambie, que todo mejore, que esto no siga sucediendo”, pero a partir de esto, viene la reflexión… si quiero que todo cambie, individualmente, ¿cuánto estoy dispuesto a cambiar?, pues bien si mi disposición es que otros hagan cosas y yo me mantengo en lo que estoy, sin modificar rutinas, horarios, acciones etcétera, es aquí donde usted está experimentando “la resistencia al cambio”.

Pero esto que le está sucediendo a usted y que pareciera insignificante es importante y el revertirlo sea tal vez la mejor vacuna contra lo que vivenciamos y observamos, entendiendo que el ser humano, es un animal de hábitos, que le agrada tener todo bajo control. En consecuencia, las situaciones nuevas, que lo sacan de esa zona de confort, pueden generar un importante caos, incertidumbre y descontrol, situación que instintivamente evitamos, quedándonos tal cual, donde nos sentimos cómodos o a salvo.

Es precisamente en este punto, donde debemos entender, que si logramos adaptarnos a lo nuevo, nuestras oportunidades aumentarán, invitándonos a visualizar el cambio, no como un antagonista, sino como una oportunidad de mejorar, aprender y superarse y poniéndolo en la realidad actual, una forma de poder sobrevivir, ante un virus, que no tiene piedad y que ha cobrado tantas vidas humanas.

Mientras más adultos somos, más nos cuesta cambiar, ya que precisamente el concepto de cambio, a esa altura, está ligado al concepto de seguridad y mientras más cambiamos, más inseguros podríamos sentirnos, visualizando ese evento, como un salto al vacío y no como subir un peldaño hacia algo mejor, es por ello que a los jóvenes se les hace más fácil afrontar el cambio, pues conviven con el riesgo y les gusta lo nuevo.

Entendiendo entonces la oportunidad que se nos presenta, sepamos pues, que los cambios, voluntarios u obligados, son procesos necesarios, que sí se deben realizar, por más que no queramos, ya que ello nos permitirá maniobrar con más soltura, ante la volatilidad de lo concreto, más aun cuando esta pandemia nos ha enseñado, que cada día es algo nuevo y que cada amanecer es un regalo.

Finalmente entonces, mi humilde llamado va a aportar en ese sentido, venciendo la resistencia y haciendo un importante cambio, por una vez en su vida, con ello se sentirá bien, aportará en lo concreto a salir de la Pandemia y si quiere saber con quién empezar, le puedo indicar, que comience con la persona que ve reflejada en el espejo, ya que si queremos que el mundo sea un lugar mejor, observe lo que está pasando y haga un cambio, que paso a paso, gota a gota, generará un efecto sanador y multiplicador en lo positivo… Que tengan un maravilloso día!

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes