suscríbete al boletín diario

Opinión

El teletrabajo, llegó para quedarse


 Por Nicolás Compte, gerente de Personas en Adexus

Nicolas_Compte

La pandemia ha puesto en la mesa un difícil escenario en el ámbito personal, sanitario y económico. El encierro e incertidumbre han marcado el día a día de miles de personas que deben adaptarse a nuevas formas de trabajo. El uso de la tecnología ha acelerado de manera exponencial la digitalización de las empresas que han tenido que cambiar sus métodos para enfrentar esta nueva realidad.

En abril de 2020, un estudio de la Asociación Chilena de Seguridad, revelaba que el 95,3% de las empresas a nivel nacional tenían trabajadores en modalidad de teletrabajo, sin grandes diferencias en los rubros, tamaños o región geográfica donde se ubica de la empresa. Ya en septiembre, el proceso de adaptación y tecnologización iba tan rápido, que el 75% de las empresas señaló que mantendría alguna forma de teletrabajo de manera permanente, según cifras de una consultora de Recursos Humanos.

Este nuevo escenario supone mantener el ritmo de trabajo y colaboradores satisfechos desde la distancia, lo que, sin duda, no es tarea fácil, pero tampoco imposible. Mantener el equilibrio de ambos elementos es un aspecto que, hoy en día, las empresas se encuentran trabajando y buscando la forma de mantener a sus equipos de trabajo motivados, productivos y fidelizados, y esto solo se logra, con una estrategia y comunicación transversal a todos los stakeholders.

Tuve la oportunidad de ver con mi equipo como en meses difíciles, logramos generar mayor compromiso y fidelización hacia la compañía, generando importantes ahorros en tiempos y costos de reubicación, instalaciones y fuga de conocimiento y experiencia. ¿Cómo? Todo esto gracias a que se ampliaron los beneficios de los colaboradores. Estos, los hemos orientado a la gestión comunicacional, teletrabajo y salario emocional, un elemento clave que favoreció a nuestro personal.

Asimismo, las organizaciones deben migrar a gestionar beneficios relacionados con el tiempo: flexibilidad horaria, teletrabajo, días adicionales de vacaciones, espacios de sociabilización, instancias con comunidades y voluntariados, y de esta manera, mantener el equilibrio tan necesario en cualquier negocio.

El principal legado de esta pandemia en el ámbito laboral es la flexibilidad y adaptación al cambio, conceptos temidos por las empresas, pero que gracias al confinamiento, ahora son gestionados y aplicados por las organizaciones; “llegaron para quedarse”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes