suscríbete al boletín diario

Opinión

Seis listas del Distrito 21: en sus marcas…


 Por René Luis Núñez Ávila, Profesor de Derecho Procesal. Universidad de Chile

Rene Nuñez

Nuestro diario informaba este 13 de enero de 2021 que en el Distrito 21 se inscribieron seis listas con candidatos a Constituyentes. Ellos ya están en sus marcas y listos para partir. Mucho éxito a cada uno de ellos.

Pero, al mismo tiempo, pudimos constatar las diferencias entre los dos grandes bloques políticos de Chile. Uno logró la unidad y el otro se fraccionó, lo que, sumado a los independientes, generará un escenario incierto para la elección del 11 de abril de 2021.

En otras palabras, puede que la Convención Constituyente, por el sistema electoral vigente, válido para la elección de diputados, no quede representada como la población chilena espera y eso se debe, no lo olvidemos, a la negociación frustrada entre los sub pactos de la izquierda en general. 

Como este proceso histórico está lleno de ilusiones y sobre expectativas, es bueno anticipar este primer problema que podría producirse, generando desazón y desconfianzas. Las reglas del juego eran conocidas pero los actores políticos no estuvieron a la altura (de nuevo).

Como la regla de los dos tercios presionará hacia los acuerdos o la negociación, es dable pensar en este tema. En la teoría de juegos, las negociaciones son una competencia en la que un lado gana y el otro pierde (ganar-perder) pero en el proceso que viviremos, que es algo más complejo, más bien podemos hablar de las opciones perder-perder (ambas partes están en peor situación después de la negociación), o, ganar-ganar (ambas partes salen adelante).

Entonces, este primer problema electoral puede generar una victoria parcial de un sector en específico, pero eso no es real porque estamos hablando del futuro de Chile. Entonces, los 155 jugadores deberán tomar conciencia de su responsabilidad e interpretar el sentir profundo de los chilenos y chilenas que ya hablaron y desean una nueva Constitución.

Se deberá aplicar sentido común ya que existen un conjunto de normas e instituciones que tienen un fácil tratamiento y otros que no. Entre las primeras está las de la esencia de la Democracia y el desarrollo de la humanidad que deben permanecer (los principios y los derechos fundamentales), como también las instituciones básicas de toda República (las funciones del Estado). Entre las segundas, habrá debates intensos sobre la extensión de los derechos sociales, el régimen de Gobierno, el Tribunal Constitucional, los quórums especiales y los mecanismos de democracia directa que todos anhelamos, entre otros.

No esperemos que la nueva Constitución sea la solución a todos nuestros problemas y más bien se trata de generar un marco común que nos interprete a todas y todos, el resto quedará entregado al juego democrático en cada elección. Entonces, el nuevo Chile se merece un “win win”.

Otro tema que supimos es la sede donde funcionará esta Convención y será en pleno centro de Santiago, expuesto a las manifestaciones que hemos vivimos desde el año 2019 y que de seguro, estará cercado por seguridad extrema.

A mi modo de ver, más bien debemos pensar en una ´Convención itinerante (al estilo del programa de los ochenta “Amigos Siempre Amigos”, que iba región por región). Los 155 deben escuchar al Chile profundo y no encerrarse o centralizar el debate porque eso no es lo esperado.

El destino democrático estará en manos de personas que deberán tener la capacidad de negociar e interpretar los anhelos del Chile del Siglo XXI, una de las funciones más trascendentales de la historia de Chile. Por lo mismo, reitero: ¡mucho éxito!

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes