suscríbete al boletín diario

Opinión

En el cumplimiento del deber: ¿o más allá?


 Por Coronel Luis Humberto Rozas Mardones, Prefecto de Carabineros de Bío Bío

Prefecto-Luis-Rozas-3

Hace unos pocos días, nuestro país vivenció todo un proceso plebiscitario en donde dos posturas ideológicas, se enfrentaron en las urnas, dando muestra del desarrollo de un acto ciudadano, que culminó de buena manera, lográndose el triunfo claro de la opción “apruebo”.

Pero, estas líneas no buscan hablar de este referéndum nacional, sino que quiere mostrar una historia, que es poco conocida y que regularmente, pasa desapercibida, me refiero a la labor de nuestros Carabineros, graficada en una prosa metafórica, con base real, como sigue:

Muy temprano por la mañana, el reloj marca pasadas las 05:00 AM, y muchos de los carabineros, desde sus hogares, en distintos puntos de la región y más allá aún, acuden al llamado del servicio, a cumplir con su deber, para garantizar el orden público y lograr que “usted”, pueda ejercer su derecho a sufragio, de la mejor forma posible, sin contratiempos y en completa normalidad.

Recorridos muchos kilómetros, caminando rapidito por las calles y apersonado en el cuartel policial, se viene todo un proceso dinámico de preparación e instrucciones claras, realizando los últimos ajustes para salir a trabajar, uniforme en condiciones, equipamiento apropiado y por sobre todo, la mejor actitud. Un último café, siempre es bienvenido, ya que tiene un sabor especial, ya que siempre puede ser el último en la vida, el día tiene sólo horario de inicio, el de término es un misterio incierto, ¡vamos!…  la ciudad espera.

Desplazándose raudo por las calles de la provincia, camina erguido el carabinero, con la mente puesta en el bien común y en ayudar, faltan unos pocos minutos para las 07:00 AM, no importa el frío o el sueño, ya en el local de votación, todo fluye, es el momento de iniciar el trabajo que, como dije, pasa desapercibido, pero que es parte de la estructura invisible, que sostiene la vida social y los actos ciudadanos.

Y así, en una combinación simple y compleja, de difícil comprensión, transcurre el día, atesorándose en un alma sencilla de carabinero, en cuyo interior vive el amigo, el hermano, el padre, el hijo, el abuelo y tantos roles más, que conforman un único profesional de la seguridad, que atiende miles de vivencias diarias, que ponen en riesgo su propia vida incluso,  todo ello, con dedicación, paciencia,  empatía y por sobre todo, con el motor de todo carabinero, su espíritu de servicio y su convicción en el cumplimiento del deber, que lo hace actor de la historia patria, muchas veces obviado o no recocido, como si nos olvidáramos, que la historia nacional, se escribe con una pluma de tinta sencilla, con actos simples y significativos, tal como lo es el diario servicio policial, de Carabineros de Chile.

En los tiempos actuales, donde la vida es recorrer una gran montaña rusa, se viene a la memoria, la gran pregunta, ¿qué pasa en la mente y corazón de un carabinero, impulsándolo a cumplir con su deber?, creo que la respuesta es que ser carabinero es mucho más que un trabajo, es una vocación, un sentimiento, que resalta la llama de verde fulgor, sosteniendo la columna ética y moral, de un ser humano vestido de verde, que un día escogió transformarse en un servidor público, renunciando muchas veces a su propia felicidad o  paz, para servir y ayudarlo a usted.

En este punto, quiero entonces reconocerles, a estos héroes anónimos, de muy bajo perfil, el trabajo realizado, que para muchos ojos, acostumbrados a que las cosas simplemente resulten, son parte de la normalidad, pero que involucran un gran sacrificio en lo profesional, personal y familiar, ausentándose del hogar en los momentos más importantes, pero con un corazón gigante, como un súper héroe olvidado, pero que usa sus poderes especiales, de manera solidaria para ayudar al que precisamente lo necesita, sin discriminar condición o ideología alguna.

Para todos los carabineros de la Provincia del Bío Bío, que seguramente pueden verse reflejados en estas líneas, les entrego mi público reconocimiento, han realizado un servicio de excelencia, de gran entrega y de mejores resultados, trascendiendo muchas veces más allá del deber, debiendo sentirse orgullosos de formar parte de la historia cívica de nuestro país.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes