suscríbete al boletín diario

Opinión

La salud es hoy la nueva riqueza


 Por Francisco Valdivia, Country manager de Visa Chile

Francisco Valdivia

Definitivamente, los consumidores de hoy no son los mismos que hace seis meses. El Covid-19 cambió no sólo la forma en la que opera nuestra economía, sino también la manera en la que pensamos, sentimos y nos relacionamos en esta era de creciente digitalización. Hoy, podemos decir, sin temor a equivocarnos, que la salud es la nueva riqueza.

Tras el temor y confusión inicial, la emergencia sanitaria generó nuevas conductas y formas de intercambio, abriendo paso a una rápida adaptación a esta realidad, en la cual las compras on line, el comercio electrónico y la higiene son hoy los protagonistas.

Con el Covid-19, los pagos y compras on line han acelerado el ritmo de desplazamiento del efectivo en la región. En una encuesta realizada por Visa, los pagos digitales surgieron como el método preferido de compra, eligiendo dentro de ellos las tarjetas de débito en primer lugar, con un 72% de las veces en los últimos tres meses, seguidas de las de crédito (63%), y solo luego el dinero en efectivo (44%).  

Hoy, avizoramos que hay costumbres y tendencias que es probable  que se minimicen o no regresen, como realizar trámites bancarios de manera presencial o leer prensa escrita; otras que se adaptarán como las salas de cine o gimnasios y aquellas que definitivamente continuarán,  como las clases e-learning, el teletrabajo o los juegos en línea.

Si bien aún existe cierta preocupación por parte de los consumidores sobre la seguridad y el resguardo de sus claves e información personal, esta inquietud se ve reforzada por el creciente valor que hoy dan a la higiene y el autocuidado. En esta “nueva normalidad”, incluso cuando pagan con sus tarjetas, los consumidores se sienten nerviosos al tener que tocar los terminales o firmar.  Así, cualquier cosa “que no requiera contacto” es atractiva y llama la atención.

Hoy observamos una tendencia a preferir la practicidad y seguridad que brindan los pago sin contacto, especialmente en el pago de sus gastos diarios. En este sentido, a nivel mundial, vimos un aumento del 40% en el uso de pagos sin contacto y nuestra investigación en América Latina y el Caribe mostró que el 17% de los entrevistados utilizó pagos sin contacto en su última compra. Los consumidores de América Latina están ejerciendo prácticas de pago más limpias y cambiando su método de pago preferido de efectivo a tarjeta de débito y crédito.

En este escenario destacan las capacidades tecnológicas con que cuenta el ecosistema de pago de la región. Por ejemplo, en los últimos tres meses se ha reportado que tres de cada diez consumidores ha realizado su primera experiencia de compra on line.

Nuestros estudios y experiencia práctica demuestran que hoy el consumidor está más informado y preocupado por los productos que consume y como éstos llegarán a sus manos. De alguna manera lo que está sucediendo es que la salud es como la nueva riqueza, es un nuevo bienestar y no sólo es un tema económico, sino que es el estar y sentirnos bien con lo que consumimos.

Esto sin duda es un enorme desafío y una gran oportunidad para todo el ecosistema y especialmente para la industria de medios de pago. 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes