suscríbete al boletín diario

Opinión

Laura Rodríguez Vda. de Garretón, en su cumpleaños N° 100


 Por Prensa La Tribuna

Foto Laura Rodriguez

Descendiente de antiguos militares y estancieros fronterizos, que durante siglos forjaron con bravura y nobleza esta hermosa tierra del Biobío, Laura Rodríguez cumple hoy un siglo de vida, convirtiéndose por sí misma en historia, en un tesoro vivo de nuestra sociedad. Nació en Angol, el 04 de septiembre de 1920, su padre fue don Darío Rodríguez de la Maza y su madre doña Nieves Pacheco Veloso, tuvo un hermano, Ernesto. Laurita, como le dice cariñosamente la gente, cursó sus estudios interna en el Colegio Santa Filomena de Concepción, se casó el 5 de enero de 1944 con el abogado angelino Raúl Garretón Arriagada, con quien formó una numerosa familia compuesta por seis hijos: Marianieves, Luis Darío (Q.E.P.D.), Raúl Ricardo, Daniel Alberto, Gustavo Adolfo y Laura Inés, sumados a ellos 22 nietos y 41 bisnietos. Aunque no era común en las mujeres de la época, se interesó muy joven en el servicio social, durante los primeros años de matrimonio, en los cuales su marido ejerció profesión en Curacautín, ingresó a la Cruz Roja de dicha comuna, siendo partícipe en la creación de esa filial, para luego en 1952, y al ser trasladado su marido a Los Ángeles, ingresar a la Cruz Roja de nuestra ciudad, donde continuó ejerciendo su compromiso en múltiples actividades, son muchos los recuerdos que permanecen intactos en su memoria, luego de siete décadas al servicio en dicha entidad benefactora. En paralelo, el año 1954, su marido ingresa al Rotary Club de Los Ángeles, y Laurita lo acompaña en el Comité de Damas del mismo Club, donde ofreció permanente apoyo a la gestión rotaria por más de 60 años, en consecuencia, fue distinguida como Socia Honoraria durante la presidencia de su hijo Raúl, en el período 2015-2016, siendo la única mujer que ostenta esa distinción en el Rotary Club de Los Ángeles. 

La vida de Laurita no ha dejado de ser activa socialmente, demostrando su carácter con voluntad y sentido común, condiciones necesarias para el servicio a la comunidad junto a su marido, y que por cierto mantiene hasta la actualidad. Hoy en el hogar, y como siempre, ella es la que toma las decisiones, y lo hace con claridad, prestancia y atención, virtudes que muchos le envidiamos, siempre atinada, con humor, la palabra justa, el consejo oportuno o también el reproche. Además, diariamente informada por los medios de comunicación, siempre pendiente del acontecer local, nacional e internacional, más aún en tiempos de pandemia, cuando las visitas a su casa han disminuido.

Hoy Laurita cumple cien primaveras, 100 años de una vida tranquila y de buena salud, rodeada del cariño y reconocimiento de familiares y amistades. Como madre, abuela y bisabuela, con amor en este nuevo 4 de septiembre, te deseamos públicamente un muy feliz cumpleaños, anhelando que la vida nos siga regalando tu presencia y esa maravillosa sonrisa por muchos años más.

¡Te queremos mucho!

Tu Familia.   

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes