suscríbete al boletín diario

Opinión

Desafíos en la formación de los técnicos que faltan en Chile


 Por Rodrigo Mosquera Sáez, Director Académico IP CFT, Santo Tomás Los Ángeles

Rodrigo Mosquera

En la actualidad, el 39% de la matrícula de los alumnos que cursan 3° y 4° medio del país es técnico profesional, porcentaje similar a la de los jóvenes que ingresaron este 2020 a una carrera ofrecida por alguno de los 85 Centros de Formación Técnica o Institutos Profesionales del país.

En la última década, la educación técnico profesional se ha posicionado como una opción cada vez más atractiva para los jóvenes; sin embargo, sigue siendo la Universitaria la principal alternativa abarcando un 60% de las preferencias de quienes optan por seguir estudios superiores, generando una brecha, que a juicio de los expertos como Vertebral, que asocia a las principales IES del país (Instituciones de Educación Superior) y la SOFOFA, preocupa, pues existe un déficit para el país de entre 600 y 700 mil técnicos.

Si bien el sistema de educación técnico profesional ha avanzado de manera lenta, principalmente por la falta de una política país que incentive esta formación, en los últimos años se ha logrado responder a las necesidades del sector productivo a través importantes avances tales como la incorporación de ayudas estudiantiles, la creación del sistema de certificación de competencias laborales, la actualización del currículum de educación media,  la elaboración de un marco de cualificaciones y el nuevo sistema de acceso a la educación superior.

Estas iniciativas que, si bien tienen distintos grados de desarrollo y resultados, han facilitado el acceso a jóvenes y adultos a la educación superior técnico profesional. Lo anterior sumado a la permanente actualización de planes y programas de las IES, se traducen en cada vez más técnicos y profesionales con validación, pertinencia tanto en el sector productivo como social y rentas en muchos casos comparables con carreras universitarias tradicionales. 

A pesar de los avances, no podemos detenernos, pues existen desafíos para quienes somos parte de las comunidades formativas donde es necesario avanzar más aceleradamente en un sistema de formación técnico profesional articulado en sus tres ámbitos; entre la educación media, la superior y el mercado del trabajo, con niveles de calidad y pertinencia equivalentes, entendiendo que la primera, les da a los estudiantes la oportunidad de descubrir mejor sus talentos; la segunda, les permite adecuarse a los cambios, tendencias y nuevas tecnologías y la tercera, valida y retroalimenta la calidad y pertinencia de competencias y perfiles necesarios en cada carrera.

La evidencia para Chile muestra que existe una escasa vinculación entre la educación media y superior técnico profesional. Los establecimientos de educación media técnico profesional tienen programas formativos distintos de aquellos de la educación superior.  En algunos países de la región, los estudiantes que en secundaria estudiaron carreras técnicas o vocacionales tienen preferencia en términos de acceso y convalidación de ramos para entrar a la educación técnica de nivel superior. En nuestro país, sin embargo, estos casos aún son aún muy pocos y surgen por propia decisión de las instituciones de educación técnico profesional.

 Si a modo de ejemplo, nos detenemos en la declaración del IP Santo Tomás: “Contribuir al desarrollo del país, mediante la formación de profesionales y técnicos de nivel superior con competencias de especialidad y personales, inspiradas en valores cristianos, que les permitan desempeñarse y desarrollarse integralmente en el mundo laboral y en su entorno, y mediante vinculación con el medio e innovación, en ámbitos pertinentes a las regiones en que se localiza”, es muy probable que refleje y se parezca a cada misión de un CFT o IP y nos entregue luces bien claras de los profesionales que Chile necesita, sin embargo esto no se logrará si no se cuenta con el apoyo público privado para su materialización. 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes