suscríbete al boletín diario

Opinión

JUNJI y la protección a la Infancia


 Por Alejandra Navarrete Villa, Directora Regional JUNJI Biobío.

Alejandra-Navarrete-Junji-1

Siempre es bueno hablar de infancia, de nuestros niños y niñas y como ellos llenan nuestras vidas de alegría y esperanza. Cada uno de nosotros, tiene un niño cercano, que pueden ser hijos/as, sobrinos, vecinos, nietos, que nos dan energía todos los días para levantarnos y ser mejores personas. Los niños nos dan ejemplos de acciones humanitarias, de reflexiones profundas, muchas veces sus actos y palabras nos sorprenden, nos enseñan o nos dejan meditando sobre nuestro propio actuar.

El mes de agosto tiene gran relevancia para la Junta Nacional de Jardines Infantiles, donde celebramos el Mes de la Infancia, centrados en la conmemoración de los 30 años de la ratificación de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño y la Niña, hito relevante e histórico, que merece ser conmemorado por su compromiso con la protección y desarrollo integral de los más pequeños, y del cual Chile se hizo parte y responsable adscribiéndose en 1990.

La primera infancia es la etapa de inicio en la vida de las personas, cada experiencia trascenderá en su vida tanto en el presente como futuro. Por tal motivo, es primordial que nosotros los adultos que estamos alrededor, podamos favorecer y garantizar la práctica de sus derechos. El desarrollo sano del área socioemocional es esencial en el crecimiento de un niño o niña, instala las primeras bases de su capacidad cognitiva, motora, psicológica, conductual y relacional, los cimientos para el adulto futuro. En esta gran labor apoyamos profesionalmente desde nuestros jardines infantiles y salas cunas a nuestras familias, considerando el núcleo familiar un espacio fundamental para un óptimo desarrollo socioafectivo de nuestros pequeños.

A juicio de la Unicef, la Convención sobre los Derechos del Niño es el tratado más ampliamente ratificado en la historia. En él se establecen una amplia gama de disposiciones que abarcan derechos y libertades civiles, el entorno familiar, la salud básica y el bienestar, la educación, la recreación, las actividades culturales y las medidas especiales necesarias para su protección. La Convención contiene varios “principios fundamentales” que sustentan todos los derechos de la infancia.

Se trata de la no discriminación, el interés superior del niño, el derecho a la supervivencia y el desarrollo, y la opinión de los más pequeños.

Para algunos puede ser un acto conocido y obligatorio, pero creemos necesario recordarlo y asimismo comprometernos a que no quede impreso en una declaración, más bien la invitación es a movilizarnos como adultos protectores y garantes de aquello, promoviendo ambientes bien tratantes, con acciones diarias que los favorezca con cariño, respeto, dedicación y mucho cuidado el desarrollo de nuestros niños y niñas. 

Una necesidad imperativa existente es la protección de niñas y niños frente al maltrato infantil. El maltrato es una experiencia potencialmente traumática, que daña profundamente el bienestar psicosocial de los párvulos, más aún cuando se trata de niñas y niños de 0 a 4 años, pues dada la etapa del ciclo vital en que se encuentran, están en condición de mayor vulnerabilidad frente al abuso de poder que ejerce un adulto, siendo aún más preocupante cuando viene de un adulto cercano.

Debemos tener presente que los niños al ser tan pequeños no pueden ejercer por si mismos sus derechos o su propia protección, por ello, nuestra misión como familias, padres o educadores es brindar bienestar integral a los párvulos. JUNJI lo ratifica en una serie de lineamientos y acciones, siendo uno de ellos el protocolo de acción frente al maltrato infantil, marco de acción para los adultos que conforman nuestras unidades educativas: equipos de jardines infantiles y salas cuna, de oficinas regionales, provinciales y familias; que nos ha permitido fortalecer el resguardo para su protección y bienestar. Poniendo al centro de nuestro quehacer.

Niñas y Niños tienen derecho a una vida libre de violencia y de respeto hacia su integridad.

Nuestro llamado no es solo para los adultos responsables de un pequeño o para nuestros equipos pedagógicos, más bien es una convocatoria general, todos somos responsables y garantes de proteger, hacer valer sus derechos, sacar la voz frente a una situación que no favorezca el desarrollo pleno y feliz de nuestros niños y niñas. 

¡¡ Protejamos a nuestra infancia, para tener futuro !!

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes