suscríbete al boletín diario

Opinión

Lactancia materna: amor en forma de leche


 Por Soledad Caballero, Enfermera-matrona (*)

Soledad Caballero, Enfermera-matrona, Docente Escuela de Enfermería Santo Tomás Los Ángeles, miembro del Colegio de Enfermeras de Chile

La evidencia actual acerca de los beneficios de la lactancia materna es abrumadora. Así lo expresa la OPS al declarar que “la lactancia materna contribuye a un mundo más saludable, mejor educado, más equitativo y sostenible para el medio ambiente”.

La lactancia materna exclusiva le proporciona al niño protección contra enfermedades infectocontagiosas, alergias alimentarias, asma, dermatitis atópica, enfermedades cardiovasculares, leucemia, diabetes 1 y 2, enfermedad celiaca. Además, contribuye en su desarrollo neurológico, mejorando su coeficiente intelectual y disminuyendo el riesgo de desarrollar, déficit atencional, y alteraciones de conducta.

En cuanto a la madre, contribuye en la pérdida de peso, disminución del riesgo de presentar depresión, hemorragias post-parto, cáncer de ovario y de mama, así como también, enfermedades cardiovasculares, diabetes y osteoporosis. Asimismo, mejora la economía familiar, las relaciones entre sus miembros. Además, es ecológica y disminuye la morbilidad y mortalidad infantil.

Actualmente en nuestro país sólo el 57% de las mujeres amamanta a su hijo de forma exclusiva hasta el sexto mes (MINSAL). Esto se debe a múltiples factores que no sólo dependen de la madre y el recién nacido; también del entorno familiar, de las instituciones y personal sanitario, así como de aspectos culturales, sociales y políticos. Así lo establece la OMS al plantear que “prácticamente todas las mujeres pueden amamantar, siempre que dispongan de buena información y del apoyo de su familia y del sistema de atención de salud”.

 En el contexto actual, la educación y apoyo se vuelven vitales, teniendo en cuenta que –hasta el momento- los científicos no han detectado la transmisión de Covid-19 activo a través de la lactancia materna, pero sí la presencia de anticuerpos contra el SARS-COV-2 en la leche de madres que presentan la enfermedad. En base a esto, la OMS mantiene su recomendación sobre la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses. En caso de que la madre o el niño se hayan contagiado de Covid-19 debe continuar con la lactancia y sólo se debe aplicar las medidas básicas de lavado de manos, desinfección de superficies, uso de pañuelos desechables al toser y estornudar y si es posible utilización de mascarilla.

¡Apoyemos a la mujer que amamanta, la lactancia materna es vida!

(*) Docente Escuela de Enfermería Santo Tomás Los Ángeles

Miembro del Colegio de Enfermeras de Chile.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes