suscríbete al boletín diario

Opinión

Volver a la normalidad


 Por Coronel Luis Rozas Mardones, Prefecto de Carabineros de Bío Bío.

Prefecto Luis Rozas (3)

Es un día más, la ciudad inunda paulatinamente el ambiente, con su quehacer, bocinas, gente caminando rauda por las veredas y apurando al que va adelante, ya que todo pasa rápido; colegio, trabajo, descanso, paseo, deportes en fin, tanto por hacer y tantas cosas por lograr, tanto así, hogares completos y otros por completar, virtudes y maleficios hechos uno, en una pugna constante pero cotidiana, algo así, le podría llamar pretérita normalidad.

Lo anterior, es un fragmento reducido de realidad, previo a tanto suceso a nivel nacional, que partió un 18 de octubre y entregó testimonio a fines de marzo, con la aparición en gloria y majestad de una de las pandemias más grandes de las que se tenga registro, me refiero a la del coronavirus, de la cual debemos sacar sendas lecciones, para cuidar y sostener lo que en tantos años de historia hemos logrado.

Pero pensando así, en todo lo relatado, me viene la pregunta, ¿Cómo será esta nueva normalidad?, qué hay que hacer, cómo hay que hacerlo, quién lo hará, qué actividades ya no se harán más, cuáles continuarán, en fin, el listado de preguntas puede ser muy, pero muy largo.

¿Qué habrá cambiado realmente en nosotros?, será acaso que una vez que todo esto pase, volveremos a lo que recordamos como normal o bien nos encontraremos con un mundo renovado, en donde los valores y los aprendizajes, hagan la diferencia, logrando una mejor convivencia social, mayor tolerancia, más paz y menos delincuencia, la verdad… para mi mente es un gran misterio, que se irá despejando con la sabiduría del tiempo, que irá poniendo todo en su lugar.

Con una visión de esperanza, con toda la siempre dinámica contingencia, se ha dejado ver lo mejor de nuestra sociedad, develándose grandiosas iniciativas, solidaridad, buenas acciones, ayuda de todo tipo, muestras de amor verdadero, será acaso que esta es la base de la nueva normalidad, en una alegoría mental, mi corazón se llena de alegría de solo pensar que la mitad de lo que mencioné se prolongue y entregue así los nuevos chilenos a un nuevo tiempo.

Se viene un periodo difícil, diversos fenómenos sociales, económicos y lo que significará superar el “síndrome de la cabaña”, harán que el progresivo retorno a una incierta nueva normalidad, se haga mucho más complejo, de lo que incluso ha sido el propio confinamiento.

Es precisamente en este punto, donde quiero detenerme un instante y reflexionar respecto de cómo queremos que sea esta nueva oportunidad que la vida nos dará, ¿podemos ser mejores padres, hijos, vecinos, trabajadores o ciudadanos?…este es el punto de inflexión que tanto esperábamos el momento preciso en donde busquemos ser ese ser humano que idealizamos en los momentos duros y que añorábamos que golpeara nuestra puerta para tender una mano amiga y solidaria.

Hoy debemos no solo anhelar todas esas libertades dormidas, sino que entender que para buscar y vivir ese mundo mejor, debemos colocar de nuestra parte, cambiar….pero positivamente, propender al entendimiento y extender todas esas buenas prácticas, que hemos visto por los medios de prensa y que tan orgullosos nos hacen sentir.

Valoremos a los grandes héroes de este periodo, a quienes se han arriesgado siempre por nosotros y que en las buenas y en las malas, siempre han estado a su lado, aun cuando nos dejamos llevar por corrientes ideológicas, que desaparecen en tiempos difíciles y de manera oportunista pueden reaparecer, justo cuando más estabilidad necesitamos, un recomenzar potente, constructivo y con un proyecto altruista, para todos los compatriotas, eso sí sería parte de una gran nueva normalidad, eso sí nos haría grandes.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes