suscríbete al boletín diario

Opinión

Competencia y precarización laboral en las Apps en tiempos de Covid-19


 Por Gonzalo Contreras, socio de Contreras & Aliaga abogados.

Gonzalo Contreras_Contreras y Aliaga Abogados

Como era de esperar, los trabajadores de las aplicaciones móviles (Apps) de repartición de alimentos han comenzado a manifestarse, y a solicitar el reconocimiento de la relación laboral con las empresas a las que prestan servicios, realidad actual que es insostenible a la luz de una correcta interpretación de las normas del Código del Trabajo, y del espíritu que gobierna a esta rama del derecho que es precisamente proteger los derechos de trabajadores.

Sin embargo, el análisis económico empresarial respecto al funcionamiento de estas Apps no es ajeno a la discusión del reconocimiento de la relación laboral de los repartidores, o de los choferes -o de los que vengan en el futuro-, ya que estas entidades han florecido precisamente por esta suerte de bypass que encontraron a los derechos laborales, bajando considerablemente sus costos fijos en relación a las demas compañías que deben cumplir con todas las normas vigentes.

La limitación a las jornadas, los ahorros previsionales obligatorios y en general los derechos sociales se han establecido en el ordenamiento jurídico no solo con fines laborales (de protección a los trabajadores), sino también con fines de bienestar social, que buscan tener mejores ciudadanos, con tiempo libre, con ahorros para su vejez y mayores índices de felicidad. Hoy, el camino de las Apps va en el sentido contrario.

La satisfacción del consumidor se ha llevado a niveles insostenibles, pasando a llevar la realidad laboral (inexistencia de baños, lugares de descanso, seguros médicos, entre otros), e incluso por sobre la competencia de las demás compañías que deben cumplir con todos estos costos.

Se hará una defensa falaz respecto a que este tipo de derechos laborales “encarecerá el servicio final” y esto afectará a los consumidores que hoy disfrutan de sendos servicios a precios bajos. Sin embargo, el debate debe también considerar que si una compañía pagando los costos fijos, incluidos los derechos sociales, más los impuestos del país donde opera no es apta para su funcionamiento, entonces deberá desaparecer por no ser una empresa viable. De eso se trata la competencia, mismas reglas para todas las compañías, reglas que lamentablemente están siendo quebrantadas y se ven agravadas en tiempos de pandemia.

La judicatura y las normas futuras deben hacerse cargo del bypass laboral de los trabajadores de las Apps, para que luego los controladores de las empresas puedan, con las mismas reglas de las demás compañías, evaluar sus opciones, innovar, y mantenerse a flote, como lo hacemos todos los actores que funcionamos en el país.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes